Saltar al contenido

Edda

Con el nombre de Edda se designan dos grandes obras de la Edad Media escandinava: por una parte, la Edda en prosa o Edda de Snorri Sturluson (cuyas designaciones originales son las de Snorra-Edda, Yngri Edda o Prosa-Edda), y por la otra, la Edda poética (siendo las designaciones originales las de Eddukvœði, Ljóða-Edda, Sæmundar-Edda o Eldri Edda). De cara a plantearnos el origen de esta palabra, tenemos que dejar claro, en primer lugar, que, originariamente —es decir, en la Edad Media—, el término Edda sólo se aplicó a la obra de Snorri Sturluson, no a la Edda poética. Efectivamente, la Edda en verso, es, en realidad una obra anónima que sólo recibió el título de Edda en la época del barroco dano-islandés: se lo impuso Jón Guðmundsson inn Lærði, esto es, el Erudito (1574-1658), a quien Þormódur Torfason llamaría el Plinio islandés.

Con el nombre de Edda se designan dos grandes obras de la Edad Media escandinava: por una parte, la Edda en prosa o Edda de Snorri Sturluson (cuyas designaciones originales son las de Snorra-Edda, Yngri Edda o Prosa-Edda), y por la otra, la Edda poética (siendo las designaciones originales las de Eddukvœði, Ljóða-Edda, Sæmundar-Edda o Eldri Edda). De cara a plantearnos el origen de esta palabra, tenemos que dejar claro, en primer lugar, que, originariamente —es decir, en la Edad Media—, el término Edda sólo se aplicó a la obra de Snorri Sturluson, no a la Edda poética. Efectivamente, la Edda en verso, es, en realidad una obra anónima que sólo recibió el título de Edda en la época del barroco dano-islandés: se lo impuso Jón Guðmundsson inn Lærði, esto es, el Erudito (1574-1658), a quien Þormóður Torfason llamaría el "Plinio" islandés.

Jón Guðmundsson creyó que la obra había sido escrita por el sacerdote y erudito islandés Sæmund Sigfússon inn Fróði, y al estar formada por una serie de poemas de contenido mitológico o mítico que formaban un enlace temático con la obra de Snorri Sturluson —que sí lleva el título expreso de Edda—, convino en llamarla Sæmundar Edda, esto es, Edda de Sæmund [Sigfússon]. En 1643, el obispo de Skálholt, Brynjólfr Sveinsson (1605-1675), adquirió el manuscrito de la Edda en verso a una anciana, y se adhirió a la opinión de Jón sobre la autoría de la colección de poemas mitológicos. A partir de aquí, la autoría de la Edda por parte de Sæmund Sigfússon sería aceptada por el mundo erudito de la época, del que destacamos las figuras de Peter Hansen Resen y Árni Magnússon —a quien gustaba de latinizar su nombre, llamándose a sí mismo normalmente Arnas Magnæus philologus —. El título quedó consagrado definitivamente con la edición bilingüe nórdica-latina de 1787-1828 a cargo de Guðmundur Magnússon («Magnæus»). El paso del título Edda de la obra de Snorri a la obra contenida en el Codex Regius debe verse, por tanto, como algo hasta un cierto punto normal, dada la coincidencia de contenidos y formas (especialmente de formas métricas) existente entre ambas obras.