Runas Húngaro-Hunas

 Tras muchos siglos de migración, el pueblo magiar llegó de las estepas de la Europa Oriental a su patria definitiva: la Cuenca de los Cárpatos, el lugar que antaño había constituido el imperio avaro. Después de su Conquista, acontecida en el año 896 y dirigida por el príncipe Arpad, el pueblo húngaro abandonó rápidamente el modo de vida ganadero nómada, cambiándolo por la agricultura, y luego de poner fin a las correrías en los reinos occidentales, como resultado de la derrota que en 955, en Augsburgo, le infligieran las tropas del emperador romano germánico Otón I, y por iniciativa del gran príncipe Géza, comenzó a aproximarse a las naciones y a la cultura de la comunidad de Estados cristianos occidentales. Géza, a quien los cronistas occidentales llamaban rey (“rex”), en 973 envió una delegación de alto rango a la Dieta Imperial alemana de Quedlinburgo, invitó a su corte al obispo de Praga, Adalberto -quien más tarde, en un viaje de cristianización, fue muerto por los prusianos paganos, un pueblo báltico. Géza se bautizó por cuestiones de política exterior, pero al mismo tiempo conservó sus antiguas costumbres paganas.

El alfabeto rúnico fue usado desde tiempos remotos por el pueblo húngaro y representaba a la cultura tradicional pagana. Una parte del proceso de cristianización consistió en la sustitución de este alfabeto que representaba su cosmovisión pagana por el latino impuesto por Roma y solo se mantendría en el territorio habitado por los székely, una etnia húngara de Transilvania (actualmente en Rumanía, pero tradicionalmente parte de Hungría) que ha mantenido muchas tradiciones arcaicas.

La escritura rúnica fue prohibida por la iglesia, todos los documentos y registros antiguos fueron destruidos sistemáticamente. El paganismo junto con su escritura tradicional fuertemente perseguido. Hay menciones puntuales de esta escritura rúnica en trabajos o estudios durante toda la historia de Hungría, aunque desde el siglo XVI en menor número, sólo más tarde, a partir del siglo XVIII las runas húngaras vuelven a ser estudiadas, esta vez desde un punto de vista científico. En los últimos años se han puesto de moda y se han editado numerosos artículos, manuales o estudios sobre ellas.

Su origen no está muy claro todavía. Es evidente que no es una invención propia húngara: se piensa que de los 34 signos que poseía el sistema originalmente, 16 eran similares a las runas turcas, 8 se basaban en el alfabeto griego, 2 en el glagolítico (el primitivo alfabeto usado por los eslavos antes de desarrollarse el cirílico) y el resto, entre 6 y 8, tienen un origen desconocido, o se supone que son originales húngaros. Además, dada la dificultad de su escritura, los signos se unían en formas nuevas para reflejar conjuntos de sonidos, lo que en muchos casos dificulta su interpretación actual. Se escribían de derecha a izquierda y eran grabadas en madera, especialmente, pero también en hueso u otros materiales. En la actualidad se suele usar la codificación realizada a comienzos de siglo por Adorján Magyar.

nscripción rúnica en la iglesia unitaria de Enlaki, Transilvania, 1668

nscripción rúnica en la iglesia unitaria de Enlaki, Transilvania, 1668

Se supone que los húngaros adoptaron este tipo de escritura de las tribus turcas con las que tuvieron contacto durante bastante tiempo, cuando se encontraban en las estepas del Sur de Rusia y Ucrania, se calcula que entre el 552 y el 659 (véase para ello el artículo sobre el origen de los húngaros). No está claro si durante su estancia en las estepas del Kuban (un periodo de la historia húngara apenas conocido) o ya en el Ponto, la estepa ucraniana junto a la zona costera del Mar Negro, cuando estaban integrados en el Imperio Jázaro. A su vez, las runas turcas provienen de la escritura pehlevi (Persia) y están emparentadas con el alfabeto arameo. Además es interesante que las palabras húngaras para letra y escritura (“betű”,” ír”, respectivamente) son de origen túrquico. Dado que se han encontrado restos en todas las regiones húngaras, no sólo en la zona oriental (Transilvania), se supone que realmente habría estado extendido entre todas las tribus húngaras, poco a poco la extensión del cristianismo habría acabado con su uso, excepto entre los Székely que siguieron usando el sistema de runas hasta el siglo XIX. Pero a partir de la Edad Media, parece claro que se usaba más bien como escritura secreta.

7A0

Revitalización moderna de su escritura rúnica

Por otro lado, la única orden religiosa originaria de Hungría (Orden de San Pablo el Primer Eremita, o Padres Paulinos, en húngaros se les llama “pálos”) usó hasta el siglo XVI una variante de estas runas para su escritura secreta, por ello hay restos arqueológicos con runas húngaras incluso en América latina, donde muchos monjes de esta orden fueron a parar (por ejemplo en las cuevas de Cerro Pelado hay inscripciones del siglo XVI):

Algunos restos importantes:

* el resto arqueológico más antiguo relacionado con las runas húngaras data el siglo VIII y fue encontrado cerca de la cuidad húngara de Szarvas, en un yacimiento ávaro (los ávaros eran un pueblo de origen turco que habitaba el territorio actual de Hungría poco antes de la llegada de los húngaros).

* El tesoro de Szentmiklós, un importante yacimiento de 23 piezas de oro, en 12 de las cuales hay runas. No parece ser que estén en húngaro sino que más bien se piensa que son de los pechenegos (pueblo de las estepas que estuvo en contacto con los húngaros).

* Los testimonios más antiguos e indudables de escritura rúnica húngara (los anteriores no parecen estar en húngaro sino en otros idiomas) datan del siglo X, en los restos de Homokmégy-halom, apenas una pequeña inscripción en bastante mal estado.

image003

Inscripción de Homoródkarácsonyfalva -Transilvania-, de comienzos del siglo XIII

* El primer abecedario completo es de 1483 y se conservaba en una biblioteca de Nikolsburg (actualmente Mikulov, en Chequia). Se piensa que fue realizado por estudiantes húngaros de Praga.

abecedario de Nikolsburg

abecedario de Nikolsburg

Éstos son algunos de los restos más importantes. Pero añadiría también que en 1598 János Telegdi escribe un manual de runas húngaras que se ha conservado en diversas copias manuscritas (“Rudimenta Priscae Hunnorum Linguae”), además tiene textos en rúnicos, por ejemplo una parte del Padre Nuestro

Varios investigadores han unificado los diferentes alfabetos, que ahora forman cuatro grandes grupos, de los que realmente se está utilizando dos. Afortunadamente, no son muy diferentes unos de otros.

La versiones mas comunes son, la llamada. Magyar Adorján-féle ábécé  y Forrai Sándor-féle.

La diferencia fundamental entre las fuente especificadas por el alfabeto Magyar Adorján es que éstas no contienen señales específicas para las vocales largas (i, o, o, u, u), y las del alfabeto Forrai Sándor, que sí las distingue.

El alfabeto es un sistema de signos escrito de derecha a izquierda.

rovas_abc_ma

Los signos de grupo

rovas_csoportjelek

Los antiguos números del alfabeto húngaros son muy similares a los números romanos, parece ser de origen etrusco. Aquí se escriben de derecha a izquierda.

rovas_szamok

Fuentes de ordenador:

Podemos usar esta escritura rúnica utilizando una fuentes para nuestro sistema operativo. Cada fuente escribe de derecha a izquierda y de izquierda a derecha (las runas son imágenes especulares una de la otra).

Descargar:

-Magyar Adorján-féle betűkészlet (de izquierda a derecha y de derecha a izquierda) 68Kb: rovas_ma.zip
-Forrai Sándor -féle betűkészlet (izquierda a derecha y de derecha a izquierda) 70Kb: rovas_fs.zip
-Rovás szabvány betűkészlet (izquierda a derecha y de derecha a izquierda) 69Kb: rovas_szabvany.zip
-Rovás V1 betűkészlet (de izquierda a derecha y de derecha a izquierda) 69Kb: rovas_v1.zip