Saltar al contenido

Spá

Cuando nos encontramos con material concerniente a la magia ejercida por mujeres, se hace necesario analizar la postura de aquél que registra los hechos, los escritores de las sagas por ejemplo. Es fácil descubrir la postura en función del grado de hostilidad que se demuestra hacia esas prácticas en el texto, o si son considerados hechos diabólicos y perversos, entonces sabemos que hay una impronta cristiana. Esto puede verse especialmente en los conceptos de Seidr y Spá . Recordamos que el término Spá alude a la capacidad visionaria y adivinatoria sin invocación ni convocación de espíritus. La spákona es la que conoce el Ørlög, nombre del destino en el ámbito mágico. Ur quiere decir “primordial”, “primigenio” y lög es “ley”, sería la ley que rige cómo serán las cosas dictadas por el destino propiamente dicho, llamado Wyrd. Se cree que el término Völva , equivalente de spákona , proviene ya de las antiguas tribus germánicas, en donde esta palabra fue encontrada en el nombre o en el título de algunas videntes tribales.

Según los tiempos van cambiando 17 , al principio esa magia que se realizaba en las mismas casas, y constituía lo que se esperaba socialmente de la mujer; comienza a condenarse debido al Cristianismo, y ya no es lo que se espera o lo que la nueva religión espera, de ella. Es ahí en donde comienzan a aparecer asociados a la práctica de la magia, sentimientos de frustración, impotencia e ira. La mujer de la época vikinga entretejía encantamientos en las hebras de la ropa que tejía para su familia, en sus telares, y disfrazó sus prácticas de muchas formas sabiendo que serían acusadas de hechicería.

Hay una gran posibilidad de que los relatores de las sagas no hayan sabido distinguir correctamente entre los distintos tipos de magia. Posiblemente por eso, aparezcan algunas descripciones confusas, en las que el Spá , tiene connotaciones de Galdr y Seidr . El Galdr es un canto mágico, y centra su atención en el poder del sonido y las palabras, era practicado por los germanos, tanto hombres como mujeres.

El segundo tipo de magia era conocido como Spá , en ingés arcaico se llamaba spae . Spá se refiere a menudo como “el arte del Spá, y los practicantes de Spá como Spákona. Spá es intrínsecamente el arte de determinar el ørlög , generalmente por intuición o gnosis personal. Orlog proviene literalmente de “Ur”, que significa antiguo o primitivo, y ” lög “es ley: ørlög es la ley de cómo serán las cosas, establecido por el wyrd o el destino que rigen las tres Nornas. Las Nornas, Urðr (“lo que es”), Verðandi (“Eso que se está convirtiendo”) y Skuld (“lo que debería convertirse en”) son la encarnación del wyrd. De hecho, las Nornas son las Brujas prototípicas de Macbeth, y su caldera hirviente es a la vez la burbujeante fuente de Wyrd y el caldero de la seiðkona. Muchas de las diosas ejercen el arte de Spá : en Lokasenna se nos dice que Frigga sabe todo el ørlög , aunque ella no habla de ello; y que Gefjion sabe del ørlög así como Óðinn; y la Edda prosáica dice que la esposa de Thórr, Sif era también un spakona.

Otro término para los practicantes de Spá es völva , traducido generalmente como “profetisa” o “Sybila”. Völva viene de una raíz que significa “bastón mágico”, y en toda la literatura escandinava se ven mujeres y brujas profetisas  que llevan un bastón. El término völva se remonta a las primeras tribus germánicas, donde la palabra se encuentra en el nombre o título de algunos videntes tribales. La Völva fue una figura especialmente honrado: Tácito nos habla de un tal profetisa llamada Veleda, que profetizó la victoria de su tribu sobre los romanos y vio que un levantamiento general contra las legiones se reuniría con éxito