Alfabeto Rúnico Húngaro-Huno

Ya las primeras crónicas húngaras medievales mencionan la existencia de una forma de escritura especial, diferente al alfabeto latino usado entonces en Hungría; por ejemplo una de las primeras, la de Simon de Kéza, fechada en el 1282. Para entonces el uso de las runas húngaras sería ya sólo ocasional frente al alfabeto latino, a consecuencia de la extensión de la iglesia y la cultura cristiana y solo se mantendría en el territorio habitado por los székely, una etnia húngara de Transilvania (actualmente en Rumanía, pero tradicionalmente parte de Hungría) que ha mantenido muchas tradiciones arcaicas. Hay menciones puntuales de esta escritura rúnica en trabajos o estudios durante toda la historia de Hungría, aunque desde el siglo XVI en menor número, sólo más tarde, a partir del siglo XVIII las runas húngaras vuelven a ser estudiadas, esta vez desde un punto de vista científico. En los últimos años se han puesto de moda y se han editado numerosos artículos, manuales o estudios sobre ellas.

Su origen no está muy claro todavía. Es evidente que no es una invención propia húngara: se piensa que de los 34 signos que poseía el sistema originalmente, 16 eran similares a las runas turcas, 8 se basaban en el alfabeto griego, 2 en el glagolítico (el primitivo alfabeto usado por los eslavos antes de desarrollarse el cirílico) y el resto, entre 6 y 8, tienen un origen desconocido, o se supone que son originales húngaros. Además, dada la dificultad de su escritura, los signos se unían en formas nuevas para reflejar conjuntos de sonidos, lo que en muchos casos dificulta su interpretación actual. Se escribían de derecha a izquierda y eran grabadas en madera, especialmente, pero también en hueso u otros materiales. En la actualidad se suele usar la codificación realizada a comienzos de siglo por Adorján Magyar.

(Inscripción rúnica en la iglesia unitaria de Enlaki, Transilvania, 1668. Fuente: wikipedia)

Se supone que los húngaros adoptaron este tipo de escritura de las tribus turcas con las que tuvieron contacto durante bastante tiempo, cuando se encontraban en las estepas del Sur de Rusia y Ucrania, se calcula que entre el 552 y el 659 (véase para ello el artículo sobre el origen de los húngaros). No está claro si durante su estancia en las estepas del Kuban (un periodo de la historia húngara apenas conocido) o ya en el Ponto, la estepa ucraniana junto a la zona costera del Mar Negro, cuando estaban integrados en el Imperio Jázaro. A su vez, las runas turcas provienen de la escritura pehlevi (Persia) y están emparentadas con el alfabeto arameo. Además es interesante que las palabras húngaras para letra y escritura («betű»,» ír», respectivamente) son de origen túrquico.

Dado que se han encontrado restos en todas las regiones húngaras, no sólo en la zona oriental (Transilvania), se supone que realmente habría estado extendido entre todas las tribus húngaras, poco a poco la extensión del cristianismo habría acabado con su uso, excepto entre los Székely que siguieron usando el sistema de runas hasta el siglo XIX. Pero a partir de la Edad Media, parece claro que se usaba más bien como escritura secreta.

Por otro lado, la única orden religiosa originaria de Hungría (Orden de San Pablo el Primer Eremita, o Padres Paulinos, en húngaros se les llama «pálos») usó hasta el siglo XVI una variante de estas runas para su escritura secreta, por ello hay restos arqueológicos con runas húngaras incluso en América latina, donde muchos monjes de esta orden fueron a parar (por ejemplo en las cuevas de Cerro Pelado hay inscripciones del siglo XVI):

Algunos restos importantes:

* el resto arqueológico más antiguo relacionado con las runas húngaras data el siglo VIII y fue encontrado cerca de la cuidad húngara de Szarvas, en un yacimiento ávaro (los ávaros eran un pueblo de origen turco que habitaba el territorio actual de Hungría poco antes de la llegada de los húngaros).

* El tesoro de Szentmiklós, un importante yacimiento de 23 piezas de oro, en 12 de las cuales hay runas. No parece ser que estén en húngaro sino que más bien se piensa que son de los pechenegos (pueblo de las estepas que estuvo en contacto con los húngaros).

* Los testimonios más antiguos e indudables de escritura rúnica húngara (los anteriores no parecen estar en húngaro sino en otros idiomas) datan del siglo X, en los restos de Homokmégy-halom, apenas una pequeña inscripción en bastante mal estado.

(Inscripción de Homoródkarácsonyfalva -Transilvania-, de comienzos del siglo XIII. Fuente: wikipedia)

* El primer abecedario completo es de 1483 y se conservaba en una biblioteca de Nikolsburg (actualmente Mikulov, en Chequia). Se piensa que fue realizado por estudiantes húngaros de Praga.

 

Éstos son algunos de los restos más importantes. Pero añadiría también que en 1598 János Telegdi escribe un manual de runas húngaras que se ha conservado en diversas copias manuscritas («Rudimenta Priscae Hunnorum Linguae»), además tiene textos en rúnicos, por ejemplo una parte del Padre Nuestro.

(abecedario de Nikolsburg, fuente: wikipedia)

Alfabeto Orkhon

Las inscripciones de Orkhon son las más antiguas muestras conocidas de escritura en lenguas pertenecientes a la gran familia lingüística de las lenguas turcas, rama altaica, cuya área geográfica se extiende desde el occidente de China hasta los Balcanes, por lo que sus primeros escritos aparecen en el interior de Asia Central. Fueron escritas en lo que es denominado hoy en día la inscripción de Orkhon, o Runas Túrquicas, esculpido en dos monumentos erigidos en el Valle del Orkhon (Mongolia), que les da nombre, entre los años 732 y 735 en honor a dos príncipes Köktürks llamados Kütigin y Bilge Kagan.
Las inscripciones fueron descubiertas por la expedición de Nikolay Yadrintsev en 1889, publicadas por Vasily Radlov y descifradas por el filólogo danés Vilhelm Thomsen en 1893. La escritura es muy similar a la aprecida en monumentos de la época de Tu-jue (突厥 pinyin tu2 jue2), en China durante la Dinastía Tang. 

Ubicación del valle de Orkhon. El antiguo alfabeto turco (también conocido como alfabeto Köktürk, escritura de Orjón, escritura Orjón-Yenisey ) es el alfabeto utilizado por los köktürks y otros de los primeros turcos kanatos durante los siglo VIII y X para registrar la antigua lengua turca.

La secuencia de códigos lleva el nombre del Valle del Orjón en Mongolia, donde las inscripciones de principios del siglo VIII fueron descubiertas por Nikolái Yádrintsev en una expedición de 1889.2 Estas inscripciones de Orjón fueron publicadas por Vasili Rádlov y descifradas por el filólogo danés Vilhelm Thomsen en 1893. Este sistema de escritura se usó más tarde en el Kaganato uigur. Adicionalmente, en la zona del río Yeniséi se conocen variantes a partir del siglo IX: las inscripciones Yeniséi Kirghiz, es probable que tengan algunas uniones con el valle del Talas de Turkestán y el alfabeto húngaro antiguo del siglo X. Las palabras generalmente se escriben de derecha a izquierda.

Orígenes

Según algunas fuentes, la escritura Orjón se deriva de variantes del alfabeto arameo,3​4​5​ en particular a través de las escrituras pahlaví y sogdiana, ​ según lo sugerido por Vilhelm Thomsen, o posiblemente a través del kharosthi. (cf. la inscripción en Issyk kurgan).

Otra explicación del origen del alfabeto además de la derivación de los tamgas, que es una posible derivación alternativa de los caracteres chinos, que fue sugerida por Vilhelm Thomsen en 1893. Las inscripciones turcas que datan de otras anteriores a Orjón usaban alrededor de 150 símbolos, lo que puede sugerir que los tamgas primero imitaron la escritura china y luego gradualmente fueron refinando en un alfabeto.

Thomsen (1893) conectó el alfabeto a los informes de las cuentas chinas (Registros del Gran Historiador, volumen 110) de un renegado y dignatario del Estado Yan del siglo II aC. llamado Zhonghang Yue ( chino : 中行 说 , pinyin : Zhōngháng Yuè ), que «enseñó al chanyu (los gobernantes del Xiongnu) a escribir cartas oficiales a la corte china en una tableta de madera (chino simplificado: 牍 ; chino tradicional: 牘 ; pinyin: dú) de 31 cm de largo, y usar un sello y una carpeta de gran tamaño». Las mismas fuentes dicen que cuando los Xiongnu anotaron algo o transmitieron un mensaje, no únicamente hicieron cortes en una pieza de madera, sino que también mencionaron un «alfabeto de Hu». En el sitio de enterramiento de Noin-Ula y otros sitios funerarios de Hun en Mongolia y regiones al norte del lago Baikal, los artefactos encontrados exhibieron más de veinte caracteres tallados. La mayoría de estos caracteres son idénticos o muy similares a las letras de los turcos alfabeto de Orjón.

Las fuentes chinas contemporáneas entran en debate sobre si los turcos tenían un lenguaje escrito en el siglo VI. El Libro de Zhou, que data del siglo VII, menciona que los turcos tenían un lenguaje escrito similar al de los sogdianos. Otras dos fuentes, el Libro de Sui y la Historia de las Dinastías del Norte afirman que los turcos no tenían ningún lenguaje escrito​