Saltar al contenido

Las Nueve Nobles Virtudes

En el Odinismo, nos esforzamos y tratamos de regir nuestra vida a partir de las Nueve Nobles Virtudes:

Según nuestra concepción del mundo, las dividimos en dos grupos:

Las que se relacionan con el mundo exterior:

VALOR.-
Se audaz y valeroso. Lucha por tus convicciones Los odinistas no le tememos a nada por naturaleza. Sabemos demostrar coraje al defender a nuestros seres queridos, nuestras doctrinas y creencias, etc. Mantenerse firme siempre aunque las condiciones sean extremas, eso es tener coraje, saber afrontar cualquier tipo de situación desfavorable. Sin embargo, hay distinguirla de la bravuconería  la fanfarronería, hemos de tener  la capacidad de encontrar y comprender la diferencia entre ambas.

VERDAD.- Se sincero en todas las ocasiones, con los otros y contigo mismo. El mundo moderno está forjado por una estructura invisible de mentiras pues los hombres del sistema suelen elegir el camino más fácil, sin embargo nosotros no, siempre preferiremos el camino más difícil. Debemos luchar con coraje contra las mentiras y usar siempre la verdad, pues es siempre el mejor camino. Dos caminos esquivan la verdad, la falta de carácter, la debilidad de hacer frente a una situación y por la otra, la falta de valores y de ética, querer conseguir las cosas de cualquier manera. La verdad tiene muchas caras, pero solo posee un camino y nosotros sabemos cuál es, siempre, en cualquier momento.

HONOR.-
Actúa con nobleza y según tus principios. Esta virtud es uno de los pilares de nuestra existencia, pues ella nos lleva a las demás. El honor era antaño  lo más valioso, nuestros antepasados preferían morir y salvar su honor a llevar una vida sin él. Implica la aceptación personal y la construcción en el imaginario social, e incluso en la superestructura jurídica, de una cualidad moral vinculada al deber, a la virtud, al mérito, al heroísmo; que se transmite a nuestra la descendencia  quien asume nuestra karma personal, de la misma manera que nosotros lo hacemos con nuestros antepasados. El honor es el valor de una persona a sus propios ojos, pero también a ojos de nuestra sociedad.

LEALTAD.-
Mantente fiel a ti mismo tu familia, amigos, grupos de los que formas partes y a los Dioses y Diosas .La fidelidad es la capacidad espiritual, el poder o la virtud de dar cumplimiento a las promesas. Prometer es una acción soberana; revela una gran soberanía de espíritu, ya que exige decidir hoy lo que se va a hacer en adelante, bajo condiciones que no se pueden prever. Otra de las tantas carencias de la actualidad. La fidelidad también fue de suma importancia. Ahora llevamos a cabo la fidelidad no solo con la pareja, sino con nuestros dioses, con nuestros hermanos, nuestra familia y folk. La fidelidad no sé le da a cualquiera, y a quien se la demos es porque se la ha ganado. Nosotros somos quienes nos gobernamos de una manera íntegra y quienes nos autoexigimos  respeto. Fidelidad es respeto a nosotros mismos y a los demás.

HOSPITALIDAD.-
Claramente, se observa que la hospitalidad es un deber difundido dentro del mundo odinista. Comparte las cosas libremente con los demás sobre todo con los viajeros que acudan a tu casa. Siempre debemos ser un buen anfitrión, tal como nuestros antepasados siempre lo fueron. Se le dará agua al sediento, comida al hambriento, se le invitará a sentarse y si algo desea contar le escucharemos con atención. La hospitalidad mantiene un sentido sacro, pues Odín se encarga de devolver el mal a quién ofenda al huésped. Sin embargo el concepto de hospitalidad llega más allá que la mera apoyo al viajero, es también atención, para los que no conocemos habitualmente, disposición en ayudar al viajero –en su amplia concepción- sin recibir nada a cambio.

Las que se relacionan con nuestro mundo interior:

DISCIPLINA.-
Lucha contra el desorden externo e interno. Crece como persona. La disciplina significa instruir a una persona a tener un determinado código de conducta u orden. Nada grato hemos de lograr sin disciplina. Este concepto en su faceta odinista tiene más que ver con la auto-disciplina y se refiere a la capacitación o entrenamiento que uno se da a sí mismo para llevar a cabo una determinada tarea o para adoptar un patrón particular de comportamiento, incluso si preferiríamos estar haciendo otra cosa, es decir,  cuando utilizamos la razón para determinar el mejor curso de acción planificada con anterioridad. Es la voluntad el motor de la disciplina, que se desarrolla como cualquier músculo: Practicándolo.

INDEPENDENCIA PERSONAL (CONFIANZA EN UNO MISMO).-
Consiste en poseer autonomía y plena realización personal. Capacidad para tomar decisiones y llevarla a cabo.Ten la personalidad, y buen juicio para actuar libremente. La confianza es la creencia en que una persona o grupo será capaz y deseará actuar de manera adecuada en una determinada situación y pensamientos, es la firme seguridad hacia una persona del resto del grupo. Odínicamente canalizamos esta virtud hacía nosotros mismos, es decir hacia la auto-confianza. Se trata de una suspensión temporal de la situación básica de incertidumbre acerca de nuestras acciones. Sabemos que nuestros pensamientos y acciones son correctos y que si seguimos esa ruta lo que hagamos saldrá bien. Seguridad en nosotros mismos y autoestima son la clave para generar confianza, solo si la tenemos en nosotros mismos la podremos proyectar hacia los demás.

LABORIOSIDAD.-
Permanece activo y trabaja siempre poniendo de tu parte. Una vida que no es útil no debe ser vivida. El trabajo es alimento para la mente y el cuerpo, jamás renegaremos del trabajo aunque cansados estemos, ni habremos de pasar nuestro trabajo a otro. Trabajamos para sacar adelante la familia o la sociedad, para contribuir al bien de los demás, para sentirnos bien con nosotros mismos, para cumplir nuestra palabra, para perfeccionar nuestro ser. Si queremos prosperar debemos trabajar para ello, en la vida todo lo que tenemos lo construimos. La única manera de luchar contra la entropía, contra el caos, es crear, somos Dioses  en tanto que somos creadores.

PERSEVERANCIA.-
La clave en esta virtud está marcada por el esfuerzo continuo. Perseverar es una cualidad humana que permite mantenerse constante en la prosecución de lo comenzado, en una actitud o en una opinión  que pone de manifiesto nuestra voluntad  frente a los obstáculos en la persecución de las metas, y en la adhesión a nuestros principios. La perseverancia es la llave que nos permite alcanzar lo que deseamos. Aunque tengamos todas las fuerzas en contra, los odinistas jamás nos doblegamos. Si nos mostrarnos fuertes atraeremos  el auxilio de los Dioses, si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos.