WYRD y ORLÖG

topic

Wyrd
Su etimología es el pretérito del verbo verða, “devenir”,es decir, “lo que devino, lo que ha ocurrido“.Proviene del ámbito telúrico, y nace de la tierra, la Wyrd habla de la red del destino tejida por la Nornas.Urð, es una de las tres Nornas junto a Verdandi y Skuld. Urð lleva la connotación de “destino”; de hecho, la palabra “destino” en sueco moderno, öde, deriva de ésta. En sajón antiguo la palabra equivalente es wurth y antiguo anglosajón, wyrd, moderno weird, tanto Urðr como wyrd derivan del Proto-germánico *wurþiz, que a su vez viene del Indoeuropeo *wrti-, una forma verbal abstracta de la raíz *wert- que significa girar, rotar. Esta raíz se encuentra en la palabra latina vertere y en el verbo inglés arcaico weorþan, que significa “convertirse, llegar a ser”, alemán moderno werden, devenir.

Por la etimología de verða/urðr, está asociada a aspectos del destino ligados “al pasado”. Urd es la Norna que teje los hilos del telar (“lo que ha ocurrido”), para que sus hermanas lo hilvanen y tejan con él la vida de todos los seres (“lo que ocurre” y “lo que es necesario que ocurra”). El pozo de Urd toma su nombre, y es de allí que las tres Nornas extraen el agua y arcilla para regar el fresno Yggdrasil. Su significado se llena de un especial “dinamismo”, en cuanto todos los actos vitales se mueven e interrelacionan unos con otros y como consecuencia se obtiene el resultado producto de la acción. Todo se interconecta pues, estamos inmersos en una inmensa red donde todo tiene relación con todo. El significado de “destino” en Odinismo no es “predestinación”, nuestro destino está en nuestras manos a través de nuestras acciones y en cualquier momento podemos cambiarlo.

ORLÖG
El otro término asociado a la noción de destino es örlog, orlög, örlög, donde la raíz “ör-” está relacionada al destino (urðr) y al concepto primigenio de ley cósmica (ur-); estos términos significan pues “lucha, ley (log/lög/lag) primigenia, o ley del destino”.
El Orlög pertenece al ámbito celeste, es el trasfondo de todas las cosas, el conjunto de leyes inmutables que rigen el principio de la vida.

TRAMA Y URDIMBRE
Una vieja fuente inglesa liga al Wyrd directamente con la acción de hilar: el Wyrd, entonces, fue visto como el hilandero del Ørlörg. En el tejido, la urdimbre es el conjunto de hilos longitudinales que se mantienen en tensión en un marco o telar, para diferenciarlo del hilo insertado sobre la urdimbre y bajo ella que se llama «trama». ». Cada hilo individual de la urdimbre en un tejido se llama o «cabo». Debido a que la urdimbre se mantiene bajo tensión continuamente durante el proceso de tejer, el hilo debe ser fuerte y resistente. Así, se monta con hilos de varios cabos retorcidos.

En el hilado las fibras animales o vegetales son retorcidas. Un paquete de fibra es enrollado suavemente alrededor del telar que se sostiene en la mano izquierda o se pliega en una correa. El huso, una barra afilada pequeña, entonces se da vuelta para dar la torcedura, y el hilo se enrolla alrededor de él mientras se tuerce.

se articula sobre dos planos simbó­licos o niveles de sentido:

Al interpretar el proceso del destino como el de hilar y tejer, lo articulamos sobre dos planos simbó­licos o niveles de sentido:
-La urdimbre ya está presente de antemano, es el fondo cósmico y representa al Ørlörg, las leyes primigenias del universo que siempre han estado ahí.
-La trama representa nuestras acciones que ocurren a través de los mundos
El Wyrd determina el modo en que las fibras se entrelazan durante el hilado, en el que el tejido ya confeccionado es nuestra vida pasada y nuestro continuo acto de tejer es nuestro presente. Mientras quede urdimbre hay esperanza de vida. ¿Quién maneja la lanzadera que va volando sobre la urdimbre?: es el Wyrd, lo que hace que nuestra vida tenga más o menos consistencia, que nuestro tejido vital sea más o menos resistente, es la trama lo que da consistencia a nuestra vida-nuestras acciones-, la clave está pues en el Wyrd que es quien las determina. La influencia del pasado sobre el presente sería los hilos de la trama, pasados hacia adelante y hacia atrás a través del presente (la urdimbre), y la lanceta representaría al Wyrd dictado por las Nornas. El futuro se construye a partir de los actos del pasado

No se trata propiamente, nuestra visión del destino por tanto, de una concepción fatalista sino de una concepción vitalista. La primera hallaría su expresión mítico-religiosa en una mística de tendencia transcendental, acaso evasiva; la segunda encuentra cobijo en una propuesta que expone la importancia del polo ctónico-matriarcal de la estructura mitológica.