Ritos de Paso

Ritos de paso son los rituales comunitarios que marcan la transición de un determinado estado de una persona a otro.

La Comunidad Odinista de España-Asatru, como confesión religiosa legalmente reconocida por el estado tiene la potestad otorgada por la ley para celebrar dichos ritos, los cuales están garantizados por el ordenamiento jurídico del estado así recoge expresamente en la Ley Orgánica 7/1980, de 5 de julio, de libertad religiosa.

 Los ritos constituyen procesos de comunicación mediante los cuales atribuimos significación a nuestras experiencias por el concurso de los símbolos. Los ritos son complejos sistemas de comportamientos a través de los cuales actualizamos y ponemos al día nuestra fe odinista, la función de éstos es regular las relaciones de los hombres con lo numinoso, es decir, el universo de lo mistérico y lo sagrado, representaciones colectivas con la que expresamos nuestras realidades colectivas; los ritos son maneras de actuar que no surgen sino en el seno del seno de una comunidad orgánica, y que están destinados a mantener y fortalecer su vitalidad funcional.

Lo sagrado define simbólicamente el mundo de la realidad a través del mito y sus rituales, que son la base para todas las formas y comportamientos significativos en la sociedad, estos rituales evidencian las grandes e importantes transiciones que se operan en el ser humano por un acontecimiento bien sea natural o sociocultural, como son: nacimiento (cuando se deviene en ser); pubertad (el reconocimiento y la expresión del status sexual); matrimonio (la aceptación de un papel del adulto en la sociedad y creación de una familia) y la muerte (la vuelta al mundo de los antepasados), determinan la transición de un estado de la vida a otro que representan los cambios básicos en la vida de una persona y el ritual permite en la comunidad momentos de unión y de polarización emocional para que quienes estén involucrados en dicho cambio de estado, se sientan llenos de fuerza para asumir la nueva condición.

El rito supone una dimensión simbólica, relacionada con las creencias religiosas y mitológicas. Un mito trata sobre la irrupción de la divinidad en la vida de los seres humanos para dar explicación sobre eventos específicos de la existencia (nacimiento, matrimonio, muerte) mediante la narración extraordinaria, por lo que proporciona la base para el ritual con la prescripción divina. Así pues, los mitos revelan la actividad creadora y desvelan la sacralizada, en suma, describen las diversas, y a veces dramáticas irrupciones de lo sagrado en nuestra vida cotidiana y por tanto profana. Ello supone que el mito va mucho más allá del relato de una historia común y corriente en virtud de que refiere aspectos vitales de una comunidad; nace como una ilusión para engrandecer la significación de un acontecimiento existencial. Por tal razón, proporcionan las premisas necesarias para comprender y aprehender la realidad que nos circunda, así como los elementos característicos de nuestra cultura desde esta perspectiva, el mito constituye la raíz natural y cultural, a la vez, de civilización y supervivencia, desde la antigüedad hasta nuestros días.

En razón de esto, el mito ha sido desde la más remota antigüedad del hombre hasta el inicio de la era urbana, la única guía de la conducta colectiva de las sociedades naturales con funciones sociales, espirituales y religiosas.

 El mito cumple con tres grandes finalidades como son:

 1.Conservar vivas las ancestrales enseñanzas.( la Memoria)

 2.Mantener unida a la comunidad y establecer un vínculo para estructurarlos en su cultura común.

 3.Valorar la grandeza y enormidad de lo sagrado frente a la insignificancia e intrascendencia vital de lo profano.

Bajo estas tres modalidades, el mito permite adoptar una forma de entender el mundo y de aprehenderlo. Partiendo de este razonamiento, debemos asumir que la tradición mítica cobra vida gracias a los ritos.