Ørlög

El otro término  asociado a la noción de destino es örlog, orlög, örlög, donde la raíz “ör-” está relacionada al destino (urðr) y  al concepto primigenio de ley cósmica (ur-); estos términos significan pues “lucha, ley (log/lög/lag) primigenia, o ley del destino”.

El Orlög pertenece al ámbito celeste, es el trasfondo de todas las cosas, el conjunto de leyes inmutables que rigen el principio de la vida. Las ideas de Ørlög tienen una análogía similar —aunque distinta— a la del karma hindú en que la ley de la causalidades  funcionaría por la acumulación de hechos. La ley de la sincronicidad establecida por C. G. Jung completa este este concepto.

El Ørlǫg nos describe y remite a las vías estructurales en que el cosmos trabaja [las llamadas Leyes de la Naturaleza], y a los acontecimientos y acciones que han existido en el pasado. Ørlǫg es la fuente del presente, y aunque parte de su función terminase en el pasado, no desaparece sino que continúa ejerciendo su influencia sobre nosotros. El Ørlǫg no es algo parecido a un proceso donde se acumulan acciones, resultados, etc, no determina el presente al estilo del fatum latino, sino que vive dentro de nosotros y siempre de la misma forma, porque su naturaleza es divina.

La definición del COE para este concepto destinal es “Ley Primigenia o Ley Primordial”, “Ley” es el significado para “lǫg” que más nos convence, mientras que el prefijo “ør” significa en castellano “primario”. Ørlǫg pertenece al Proto Germánico *uz-laga-, que deriva en *uz-lagjan- “instruir, imponer, ordenar”, del que: Antiguo Alto Alemán: irleggen y Antiguo Inglés: alecgan, al Proto Germánico: *lagjan- disposición, ver → leggen/disponer. El significado “batalla, guerra” pertenece a la raíz Proto Germánica:*liug- “juramento, voto”, que además solo ha quedado reflejada en el Gótico: liuga “matrimonio” y está relacionado con el Antiguo Irlandés: lugae “juramento, voto” y con el *uz- “fuera”-prefijo que significa “abolición de conexiones legales”. Medio Holandés: orloge ‘oorlog, violenta batalla. Antiguo Sajón: orlag, orlagi, urlagi “batalla; destino”; Antiguo Alto Alemán: urliugi (o.) “batalla”, urlag (m.) Antiguo Frisón: orloch “batalla” (Moderno Frisón: oarloch); Antiguo Inglés: orlege “batalla”, orlæg “destino”; Antiguo nórdico: ørlǫg “destino”, ørlygi “batalla”; < Proto Germánico *uz-liuga- (o.), *uz-laga- (m.).

Por la ordenada difusión del término germánico “Destino” sabemos que proviene de las antiguas raíces germánicas *laga  *gaskapa y *wurði, a partir de los cuales se desarrollaron en las diversas lenguas germánicas vocablos tales como gilagu, alðrlagu, ealðorlegu, feorþlegu, lǫg, Forlǫg y urlac. Su estudio es fundamental, ya que el término “Ørlǫg” parece estar presentes en la mayoría de las lenguas germánicas, si no en todas. Es interesante señalar que los correspondientes tanto en antiguo sajón orlag, como anglosajón orlæg apenas están presentes en las lenguas actuales, sin embargo la palabra correspondiente al antiguo alto alemán urlac es, de lejos es la palabra más extendida que representa el significado de “Destino”.  Ørlǫg, Contrariamente a alðrlag, Skǫp, etc. es típico de la poesía mitológica, solo utilizado en la poesía heroica, cuando aparecía en un contexto mitológico, Skǫp connota un rango de actuación más activo y Ørlog más pasivo. “mundano” sería otro adjetivo para “Skǫp” y “mitológico” para “Ørlǫg“.

Ask y Embla permanecen en la condición de Ørlǫglausa “sin destino” antes de antes de los tres Dioses les visiten para hacerlos humanos, pues hasta entonces no eran más que animales. Starkadr recibe el Ørlǫg durante una visita al þing. Este parece ser “muy personal”, incluso cuando hay otro término más específico para el “Ørlǫg personal” que es førlǫg. Odin conoce la magia “Seiðr” y el “Ørlǫg manna” [el “Ørlǫg” del hombre] al que instituye como principio primordial.

Cuando el término “Ørlǫg” aparece en la Edda poética, encontramos también muy cerca también el término “Leggia“, que está vinculado a las Nornas (también presentes en cada cita) y que significa “determinación destinal”. Esto por lo general se refiere al destino personal.

“þær lög lögðu, þær líf kuru,
alda börnum, örlög seggja”

Völuspá 21

Las leyes establecían, elegían las vidas
de todos los hombres, el Ørlǫg predicen.

Völuspá 21

Sin embargo asociados al Ørlǫg, nos encontramos otros conceptos que son necesarios para complementarlo, para comprenderlo, uno de ellos por su absoluta importancia es el de Hamingja. Podríamos definir a la hamingja como la suma de las partes físicas y mentales de los hombres, o tal vez más aún más, su resultado visible en el mundo exterior. Además el carácter y espíritu de un hombre pueden ser vistos como su hamingja.

Hamingja” es a menudo visto como (una parte de) el alma, así como de “fylgja”. Este término está vinculado a la idea de la suerte heredable, mediante la pertenencia al clan familiar que se le irradia al individuo vivo. La suerte otra vez, pero no nos confundamos: la suerte es un poder que trabaja independientemente de la Hamingja. Asimismo “Heill” (“Suerte mágica”) “goefa”, “gipt(a)”, “hamingja” (“Suerte ligada a la persona”) son otros conceptos transversales del destino. Unos de los entes espirituales del alma humana, la “Fylgja”, puede llegar a equipararse con la “hamingja”, “fylgjur” en la forma de animal y “fylgjur” en la forma de una mujer. El primero aparece en sueños y no viven más tiempo que su portador, el hombre, porque es sólo el “Doppelgänger”[doble del hombre]. Otra palabra que refiere a la forma animal “fylgja”, según es “Hamr”[doble físico]. La “fylgja” en la forma de una mujer que está conectada a una persona muerta, pero sin embargo esta fylgja sobrevive a su portador, y se incorpora al conjunto orgánico del clan que la recibe en el momento de su muerte.

El Ørlǫg pertenece al ámbito celeste, donde su acción ejerce una influencia vital sobre nosotros, es el trasfondo por debajo del cual se esconde el motivo de que las cosas sean como son, el conjunto de leyes inmutables que rigen el principio de la vida.