Håkansmål

Los Dichos de Hákon

Éyvind Finnsson Skdldaspillir fue el último de los grandes poetas noruegos de los que tenemos noticias, un escalda de Hákon Haraldsson y de Harald. Se han conservado dos poemas suyos: Los Dichos de Hákon y Háleygjatal («Recuento de halegos», compuesto en honor de Hákon de Hládir después de su victoria sobre los vikingos de Jóm en el 985) así como también catorce lausavísur. Estas lausa- vísur («estrofas sueltas») están compuestas en el metro habitual de la corte, el dróttkvætt, y tienen que ver con la batalla de Fitjar y la discusión poética entre el escalda Glúm Geirason y el mismo Éyvind sobre la superioridad de sus patrones.

Los Dichos de Hákon son un panegírico sobre la heroica muerte del rey noruego Hákon el Bueno (935-961) y una descripción del magnífico recibimiento que se le hace en el Valhalla cuando se presentó ante el dios Odín. Están contenidos en los manuscritos del Heimskringla (J. K, F) y algunas de sus estrofas en el Fagrskinna (A, B) y en la Edda de Snorri. El poema se divide en tres secciones: la batalla de Stord (con gran abundancia de metáforas escáldicas y kenningar), el diálogo del rey con las Valkyrias que habían decidido que tenía que presentarse a Odín, y su bienvenida entre los Dioses y finalmente el elogio de la grandeza del último rey.

Los metros utilizados son el fornyrðislag («Modo de antiguos cantos») para la primera parte y el Ljóðaháttr («Estrofa de cantos») para las otras dos. En las estrofas 3-8 usa el Málaháttr («Estrofa de dichos») donde se describe la batalla, con un tema y un estilo completamente diferentes del resto.

Se considera el poema como uno de los mejores del género escáldico. 

  1. A Góndul y a Skógul, el Tyr de  los Gautas,
    envió para que escogieran entre los reyes;
    quien, de la estirpe de Yngvi,
    fuera a vivir con Odín al Valhalla[1].
  1. Al hermano de Bjorn con su cota de malla hallaron,
    señor intachable, portando su enseña.
    ¡Estrépitoso fue el combate, empuñadas las lanzas,
    al frente de sus remos de guerra[2]!
  1. Llamó a los hombres de Heligoland, también a los rugios,
    el gran aniquilador de Jarls: partió a la guerra.
    De noruegos magnífica tropa el caudillo juntó,
    el azote de isleños daneses. ¡Yelmo excelente tenía![3]
  1. Despojóse de su armadura; al suelo arrojó su cota de malla,
    el señor de vasallos antes de entrar a combate.
    Dispuso su tropa, del reino guardián,
    el gozoso caudillo.¡De oro su yelmo tenía[4]!
  1. Ya en manos del rey la espada mordió a sus enemigos,
    a través de la maleza de la guerra, como si el agua se desgajara.
    Chocaron a continuación las afiladas lanzas, se rajaron los escudos;
    Los anillos de las espadas[5]  tintineaban sobre los cascos
  1. Escudos, cráneos, fueron pisoteadas por los «bordes de ásperos pies»[6]
    del «Tyr de los anillos»[7] de los hombres del norte.
    La isla estalló dentro de la furiosa  batalla.
    El rey manchó la pared brillante de escudos,con la sangre de los héroes.
  1. Heridas de fuego[8] ardían en tajos sangrientos.
    Filos Lombardos buscando la vida de los hombres.
    La mar del combate[9] subió contra  el promontorio de espadas[10].
    El torrente de lanzas barrió a la costa de Stord.
  1. Bajo el  borde del cielo[11], la sangre roja mezclada.
    Los torbellinos de Skögul[12] se lanzaron contra el cielo amenazante.
    En la tormenta de Odin[13] Los mares de lanzas[14] tronaron.
    Una ejército de hombres se encogió antes que llegara la corriente de la espada[15].
  1.  Con las espadas desenvainadas, los nobles se sentaron,
    los escudos sajados y las cotas de mallas destrozadas.
    El ejército estaba herido de muerte
    y solo quería encontrar su camino a Valhalla
  1. Así dijo Góndul. echada en su lanza:
    «¡Grande su séquito ahora los dioses hacen,
    invitando con ellos
    a Hakon y a gente tanta!»
  1. A aquellas valkirias el príncipe oyó,
    gloriosas, en yeguas montadas.
    Sabedoras decían.
    de yelmo cubiertas, al frente el escudo alzado.
  1. «¿Por qué. Geirskógul». dijo Hakon.
    «así la batalla decides? ¡Merecimos nosotros victoria!»
    «Hicimos nosotras», dijo Skógul. «que campo guardaras.
    que en fuga enemigos pusieras[16]».
  1. «Cabalguemos ahora», dijo Skógul. la fuerte.
    «al verde confín de los dioses,
    y sépalo Odín que el gran poderoso
    ya a su presencia viene».
  1. «¡Hérmod y Bragi». llamó Hroptatyr,
    «salid a encuentro de rey!
    Señor que a la sala ahora llega.
    que héroe sin par parece».
  1. Así dijo el rey
    —de combate venía, todo de sangre cubierto—:
    «Enojado parece que Odín está.
    ¡Recelo de sus intenciones!»
  1. «Acogido seas tú
    de entre los einhejars todos!
    Ven, toma la bebida con los Dioses.
    Destructor de [jarls],
    aquí tienes a ocho hermanos “- dijo Bragi.
  1. “Toda mi armadura”
    dijo el rey sabio,
    “La guardé conmigo.
    Aseguré con cuidado
    casco y cota de malla.
    Es bueno estar bien preparados “.
  1. Luego se dejó bien claro
    lo bien que este rey
    había velado por sus lugares sagrados
    cuando se le dio a Hakon
    una grandiosa bienvenida
    por todos los Dioses, los Altos Poderes .
  1. En un buen día
    nació este príncipe
    que logró poseer tan gran corazón.
    De sus años
    siempre se hablará
    con  gran admiración
  1. Libre de sus ataduras
    el lobo Fenrir
    correrá a través de las casas de los hombres
    ante un hombre tan bueno
    de [nobleza]
  1. El ganado muere,
    los parientes mueren,
    la tierra, los campos se encuentran desolados.
    Desde que Hakon
    se fue a vivir entre los Dioses paganos,
    muchos hombres ahora se encuentran con cadenas.

Eyvind no tenía ninguna duda acerca del objetivo político de disculpa con su poema: que debía ser una respuesta vigorosa a Eiriksmól y superarlo en esplendor, sino también para salvar la buena reputación pagana del rey. Si Hákon a su entrada en Valholl es sospechoso de la actitud de Odín y se niega a abandonar sus armas, pues tiene abundantes motivos para temer la ira—su deserción temporal del culto Odínico—. La buena acogida que le otorgó porque había vuelto a abrazar la fe pagana que, de hecho, había sido incapaz de destruir, muestra que sus temores no tenían fundamento y es aceptado por ellos. También los adornos paganos, las reminiscencias copiosas de los poemas como el Voluspá y Hávamál, el interés que las Valkyrias muestran por el rey, la delegación para recibirlo compuesto por los Dioses Bragi y Hermód—el mismo que fue a buscar a Baldr  para hacerle volver de Hel—todos parecen elegidos deliberadamente para vincular el rey con la antigua religión y  rehabilitarle a los ojos de su pueblo.

[1] Góndul y Skógul: Valkyrias; el Tyr de gautas: Odin; nacido de Yngvi (Frey): De la familia Ynglinga

[2] El hermano de Bjorn: Hákon; portando enseña: «en pie de guerra»; remos de guerra: «escudos»

[3] Halego: habitantes de Halgoland; Rugios: de Rogaland; El matador de Jarl y azote de daneses: Hákon

[4] El saco de lucha: «cota de malla»

[5] Las espadas a veces tenían anillos en sus empuñaduras para facilitar su transporte.

[6] Las espadas

[7] Generoso rey

[8] Espadas

[9] Sangre

[10] Escudos

[11] Escudo

[12] La batalla

[13] La batalla

[14] La sangre

[15] La sangre

[16] La respuesta de la valkiria parecería querer dar a entender (injustificáda­mente) que a pesar de la muerte de Hakon, su ejercito resultó vencedor en aquel encuentro contra los hijos de Éirik.