Saltar al contenido

Edda Menor (new)

                                             Edda Menor
La Edda de Snorri se compone de un Prólogo — apócrifo, según algunos— y tres partes: La Alucinación de Gylfi (Gylfaginning), El Lenguaje del Arte Escáldico (Skáldskaparmál) y el Catálogo de Estrofas (Háttatal). Según la opinión más generalizada, estas partes fueron compuestas en un orden cronológico precisamente inverso al que muestran en la disposición de la obra. Snorri habría comenzado por glosar su propio Háttatal, el poema que envió al rey Hakon y al jarl Skuli. Se trataba ciertamente de una composición bastante original, en la que cada una de sus 102 estrofas ejemplificaba un recurso retórico o ún metro (en su mayor parte derivados del dróttkvætt) de los utilizados, o utilizables, por los escaldas, y que ahora, intercalándole algunas explicaciones en prosa, pudo servir perfectamente para un fin didáctico.

Consciente, sin embargo, de las dificultades que ya en su tiempo entrañaba la interpretación del lenguaje de los escaldas, Snorri escribe luego el Skáldskaparmál — un supuesto coloquio entre Bragi, el dios de la poesía, y Égir, una divinidad del mar—, en el que primero tipifica y aclara los kenningar más frecuentes, y después da largas series de heiti o nombres poéticos, que pueden usarse como sinónimos de gigante, bruja, dioses, batalla, espada, etc., etc. Como quiera que los kenningar derivaban a menudo de conceptos y creencias propios de la religión escandinava precristiana, abandonada hacía ya más de dos siglos, Snorri consideró necesario, finalmente, recordar a sus lectores la antigua mitología, cosa que hizo en el Gylfaginning de un modo tan sistemático y coherente como el difícil tema permitía.

La mayoría de los dioses de que habla la mitología escandinava eran de la familia de los ases, nombre que Snorri interpreta, equivocadamente, como «asiáticos». Para él, los ases no fueron sino unos troyanos descendientes de Príamo, que emigraron al norte de Europa, donde despertaron gran asombro por su profundo conocimiento de las artes mágicas, su hermosura, fuerza y grandes dotes para todo. En el Gylfaginning da Snorri su explicación de cómo estos asiáticos pasaron a ser considerados corno dioses y del origen de la antigua mitología en general. El rey de Suecia, Gylfi, queriendo averiguar cuáles eran los verdaderos poderes de aquellos admirables asiáticos que acababan de establecerse en su reino, adoptó la apariencia de un anciano y fue en busca de ellos. Los asiáticos le reconocieron, sin embargo, gracias a sus artes mágicas, y para burlarse de él le hicieron sufrir una alucinación y ver visiones. Gylfi se imagina llegar entonces a una mansión de enormes proporciones, donde sus tres señores responden con absurdas patrañas a sus preguntas acerca del origen y fin del mundo, de los dioses, de sus atributos y hazañas. Así halla Snorri ocasión para exponer la vieja mitología.

La exposición de los mitos y tradiciones legendarias que se hace en el Gylfaginning y e! Skáldskaparmál es, sin comparación posible, la más completa e interesante que se nos ha conservado de toda el área antiguo-germánica, y ello ha hecho que la Edda de Snorri se conozca primordialmente como un compendio de aquellos mitos y leyendas, aunque la obra, vista en su conjunto, es en realidad, repetimos, una preceptiva de la poesía escáldica. También, sin duda, debe haber contribuido a un cierto olvido de los verdaderos fines del libro la dificultad que entraña traducirlo en su totalidad. Las traducciones de la Edda de Snorri excluyen sistemáticamente, por razones obvias, tanto la segunda parte delSkáldskaparmál, constituida, como hemos dicho, por catálogos con decenas y decenas de sinónimos poéticos para los conceptos que con más frecuencia maneja la poesía escáldica, como el Háttatal, que estudia técnicamente recursos retóricos y cuestiones de versificación, sólo analizables sobre la base de la lengua y las estrofas originales. También en nuestra traducción han sido omitidas estas últimas secciones de la Edda. Debemos señalar igualmente que, siguiendo la práctica general, hemos hecho una selección —aunque ciertamente una de las más amplias— entre los versos que ejemplifican en elSkáldskaparmál el uso de diferentes kenningar.

 

Gylfaginning
La Alucinación de Gylfi
Skáldskaparmál
El Lenguaje del Arte Escáldico