Risala: el relato de Ibn Fadlan (El guerrero nº 13)

Ibn Fadlan fue un cronista árabe. En 921 EC, el Califa de Bagdad envió a Ibn Fadlan con una embajada al Rey de los Búlgaros del Volga Medio. Ibn Fadlan escribió un relato de sus viajes con la embajada, llamado Risala . Esta Risala es de gran valor como historia, aunque está claro en algunos lugares que las inexactitudes y los propios prejuicios de Ibn Fadlan han sesgado el relato hasta cierto punto.

Durante el transcurso de su viaje, Ibn Fadlan conoció a un pueblo llamado Rus, un grupo de origen sueco que actuaba como comerciantes en la capital búlgara. La primera alusión a la Rus llega hacia el final de la descripción de los búlgaros. Cuando la Rus o la gente de otra raza venían con esclavos a la venta, el rey de los búlgaros tenía derecho a elegir un esclavo de cada diez para sí mismo. La descripción completa comienza:

§ 80. He visto a los Rus cuando llegaron en sus viajes mercantes y acamparon junto al Volga. Nunca he visto ejemplares físicos más perfectos, altos como palmeras datileras, rubios y rubicundos; no llevan túnicas ni caftanes, pero los hombres visten una prenda que cubre un lado del cuerpo y deja una mano libre.

Nota: Aunque Ibn Fadlan aquí dice que los hombres van sin «túnica o caftán», más tarde describe el funeral de un cacique ruso, que está especialmente vestido con túnica y caftán antes de la cremación (§ 89). La túnica probablemente corresponde al kyrtill nórdico antiguo , «una túnica hasta la rodilla con mangas que se usaba con cinturón». El caftán es una prenda de lana pesada, conocida en nórdico antiguo como ólpa . La «prenda que cubre un lado del cuerpo y deja una mano libre» debe ser la capa rectangular nórdica (nórdico antiguo möttull , skikkja o feldr ) que se usaba sujeta con alfileres en el hombro derecho dejando libre la mano de la espada.

§ 81. Cada hombre tiene un hacha, una espada y un cuchillo y guarda cada uno junto a él en todo momento. Las espadas son anchas y estriadas, de tipo franco. Cada hombre está tatuado desde las uñas hasta el cuello con árboles, figuras, etc. de color verde oscuro (o verde o azul-negro).

§ 82. Cada mujer lleva en cada pecho una caja de hierro, plata, cobre u oro; el valor de la caja indica la riqueza del marido. Cada caja tiene un anillo del que depende un cuchillo. Las mujeres llevan collares de oro y plata, uno por cada diez mil dirhems que vale su marido; algunas mujeres tienen muchos. Sus adornos más preciados son cuentas de vidrio verde de la misma marca que los objetos de cerámica que se encuentran en sus barcos. Intercambian cuentas entre ellos y pagan un precio exagerado por ellas, ya que las compran por un dirhem cada una. Los ensartan como collares para sus mujeres.

I. En lugar del oro, los rus usan pieles de sable. No se conoce ninguna medida estándar en el país; compran y venden a medida seca. Les gusta mucho el cerdo y muchos de los que han asumido el atuendo del musulmán lo extrañan mucho.

II. Los Rus son un gran anfitrión, todos ellos pelirrojos; son hombres grandes con cuerpos blancos. Las mujeres de esta tierra tienen cajas hechas, según sus circunstancias y medios, de oro, plata y madera. Desde la niñez las unen a sus senos para que sus senos no crezcan más. Cada hombre pone una cadena alrededor del cuello de su esposa por cada mil dinares de su riqueza.

Nota: Los dos párrafos anteriores son del geógrafo persa del siglo XVI d.C. Amin Razi, quien tomó la observación de Ibn Fadlan e intentó idear una razón para la observación, asumiendo así erróneamente que las «cajas de pecho de Ibn Fadlan: – en realidad el caparazón de tortuga broches con forma del traje de la mujer nórdica: se utilizan para controlar el tamaño de los senos, en lugar de ser una simple ornamentación).

§ 83.Son las criaturas más inmundas de Dios. No tienen pudor al defecar y orinar, ni se lavan después de la contaminación del orgasmo, ni se lavan las manos después de comer. Por eso son como asnos salvajes. Cuando han llegado de su tierra y anclado o amarrado en la orilla del Volga, que es un gran río, construyen grandes casas de madera en la orilla, cada una con capacidad para diez o veinte personas más o menos. Cada hombre tiene un sofá en el que se sienta. Con ellas se encuentran bonitas esclavas destinadas a la venta a comerciantes: un hombre tendrá relaciones sexuales con su esclava mientras su compañera la mira. A veces, grupos enteros se unen de esta manera, cada uno en presencia de otros. Un comerciante que llega para comprarles una esclava puede tener que esperar y mirar mientras un ruso completa el acto sexual con una esclava.

§ 84. Todos los días deben lavarse la cara y la cabeza y esto lo hacen de la manera más sucia y sucia posible: a saber, cada mañana una sirvienta trae una gran palangana de agua; ella le ofrece esto a su amo y él se lava las manos, la cara y el cabello, lo lava y lo peina con un peine en el agua; luego se suena la nariz y escupe en la palangana. Cuando ha terminado, el criado lleva la palangana a la siguiente persona, que hace lo mismo. Ella lleva la palangana así a toda la casa por turno, y cada uno se suena la nariz, escupe y se lava la cara y el cabello en ella.

Nota: La principal fuente de disgusto de Ibn Fadlan con las costumbres de baño rus tiene que ver con su fe islámica, que requiere que un musulmán piadoso se lave solo con agua corriente o agua vertida de un recipiente para que los enjuagues no vuelvan a tocar al bañista. Las sagas a menudo describen a una mujer que le lava el cabello a un hombre, a menudo como un gesto de afecto. Es probable que la palangana se vaciara entre cada baño: Ibn Fadlan todavía habría sentido la palangana contaminada por el uso anterior. Parece aquí que Ibn Fadlan puede estar exagerando un poco para lograr el efecto.

§ 85. Cuando los barcos llegan a este lugar de amarre, todos desembarcan con pan, carne, cebollas, leche y bebida embriagadora y se asientan en un largo trozo de madera erguido que tiene cara de hombre y está rodeado de figuritas. detrás de las cuales hay largas estacas en el suelo. El Rus se postra ante el gran tallado y dice: «Oh mi Señor, he venido de una tierra lejana y tengo conmigo tal y tal número de muchachas y tal y tal número de cebellinas», y procede a enumerar todas sus otras mercancías. Luego dice: «Te he traído estos regalos», deja lo que ha traído consigo y continúa: «Ojalá me enviaras un comerciante con muchos dinares y dirhems, que me compre todo lo que yo desee. y no discutiré nada de lo que diga «. Luego se va.

Si tiene dificultades para vender sus productos y su estancia se prolonga, volverá con un regalo por segunda o tercera vez. Si aún tiene más dificultades, traerá un regalo a todos los pequeños ídolos y les pedirá su intercesión, diciendo: «Estas son las mujeres de nuestro Señor y sus hijas e hijos». Y se dirige a cada ídolo por turno, pidiendo intercesión y orando con humildad. A menudo la venta es más fácil y después de vender dice: «Mi Señor ha satisfecho mis deseos; tengo que pagarle», y toma un cierto número de ovejas o vacas y las mata, da parte de la carne como limosna, trae el resto y lo deposita ante el gran ídolo y los pequeños ídolos que lo rodean, y suspende las cabezas del ganado o de las ovejas en las estacas. Por la noche vienen perros y se lo comen todo, pero el que ha hecho la ofrenda dice: «En verdad,

§ 86. Al enfermo se le pone en una tienda aparte con un poco de pan y agua y la gente no viene a hablarle; ni siquiera vienen a verlo todos los días, sobre todo si es un pobre o un esclavo. Si se recupera, regresa con ellos, y si muere, lo incineran. Si es un esclavo, lo dejan para que se lo coman los perros y las aves de rapiña. Si los rus atrapan a un ladrón o asaltante, lo cuelgan de un árbol alto y lo dejan colgando hasta que su cuerpo se cae en pedazos.

§ 87. Escuché que a la muerte de sus personajes principales hicieron muchas cosas, de las cuales la menor fue la cremación, y me interesó saber más. Por fin se me informó de la muerte de uno de sus hombres destacados. Lo pusieron en una tumba y le pusieron un techo durante diez días, mientras le cortaban y cosían prendas.

Si el difunto es un hombre pobre, hacen una barca en la que lo ponen y lo queman. Si es rico, recogen sus bienes y los dividen en tres partes, una para su familia, otra para pagar su ropa y una tercera para hacer una bebida embriagadora, que beben hasta el día en que su esclava se matará y quemarse con su amo. Se emborrachan bebiendo esta cerveza día y noche; a veces uno de ellos muere copa en mano.

Alt: Lo queman de esta manera: lo dejan durante los primeros diez días en una tumba. Sus posesiones se dividen en tres partes: una parte para sus hijas y esposas; otro por prendas para vestir el cadáver; otra parte cubre el costo de la bebida embriagadora que consumen en el transcurso de diez días, uniéndose sexualmente con mujeres y tocando instrumentos musicales. Mientras tanto, la esclava que se entrega a quemarse con él, en estos diez días bebe y se entrega al placer; adorna su cabeza y su persona con toda clase de adornos y elegantes vestidos y así ataviada se entrega a los hombres.

Cuando muere un gran personaje, la gente de su familia pregunta a sus jóvenes esclavos, «¿Quién de ustedes morirá con él?» Uno responde: «Yo». Una vez que él o ella ha dicho eso, la cosa es obligatoria: no hay marcha atrás. Por lo general, es una de las esclavas la que hace esto.

§ 88. Cuando murió el hombre de quien he hablado, se preguntó a sus esclavas: «¿Quién morirá con él?» Uno respondió: «Yo». Luego fue puesta al cuidado de dos mujeres jóvenes, quienes la cuidaron y acompañaron a todas partes, hasta el punto de que ocasionalmente le lavaban los pies con sus propias manos. Se estaban confeccionando prendas para el difunto y se estaba preparando todo lo demás que necesitaba. Mientras tanto, la esclava bebe todos los días y canta, entregándose al placer.

§ 89.Cuando llegó el día en que iban a incinerar al hombre y la niña con él, fui al río en el que estaba su barco. Vi que habían llevado el barco a la orilla y que habían erigido cuatro postes de madera de abedul y otra madera, y que alrededor del barco se había hecho una estructura como grandes tiendas de campaña de madera. Luego detuvieron el barco hasta que estuvo sobre esta construcción de madera. Entonces comenzaron a ir y venir y a hablar palabras que yo no entendía, mientras el hombre aún estaba en su tumba y aún no había sido sacado. El décimo día, habiendo llevado el barco a la orilla del río, lo custodiaron. En el medio del barco prepararon una cúpula o pabellón de madera y lo cubrieron con varios tipos de telas. Luego trajeron un sofá y lo colocaron en el barco y lo cubrieron con un colchón de brocado griego. Luego vino una anciana a la que llaman el Ángel de la Muerte, y extendió sobre el diván los muebles mencionados. Es ella quien se encarga de hacer la ropa y arreglar todas las cosas, y es ella quien mata a la esclava. Vi que era una anciana fornida, gorda y llorosa.

Cuando llegaron a la tumba, quitaron la tierra de encima de la madera, luego la madera, y sacaron al muerto vestido con las ropas con las que había muerto. Vi que se había vuelto negro por el frío del campo. Le pusieron bebida embriagadora, fruta y un instrumento de cuerda en la tumba con él. Quitaron todo eso. El muerto no olía mal y solo había cambiado de color. Lo vistieron con pantalones, medias, botas, túnica y caftán de brocado con botones dorados. Le pusieron un sombrero de brocado y de piel. Luego lo llevaron al pabellón del barco. Lo sentaron en el colchón y lo apoyaron en cojines. Trajeron bebidas embriagantes, frutas y plantas aromáticas, que pusieron con él, luego pan, carne y cebollas, que colocaron delante de él. Luego trajeron un perro que cortaron en dos y metieron en el barco. Luego trajeron sus armas y las colocaron a su lado. Luego tomaron dos caballos, los corrieron hasta sudar, los cortaron en pedazos con una espada y los metieron en el barco. Luego mataron un gallo y una gallina y los arrojaron. La esclava que deseaba ser asesinada iba de aquí para allá y a cada una de sus tiendas, y el dueño de cada tienda tuvo relaciones sexuales con ella y dijo: «Dile a tu señor Lo he hecho por amor a él «.

§ 90.El viernes por la tarde llevaron a la esclava a una cosa que habían hecho y que se parecía al marco de una puerta. Puso sus pies en las palmas de los hombres y ellos la levantaron para pasar por alto este marco. Ella pronunció unas palabras y la bajaron de nuevo. Una segunda vez la molestaron y volvió a hacer lo que había hecho; luego la bajaron. La criaron por tercera vez y ella hizo lo que había hecho las dos veces anteriores. Luego le trajeron una gallina; le cortó la cabeza, que tiró, y luego tomaron la gallina y la metieron en el barco. Le pregunté al intérprete qué había hecho. Él respondió: «La primera vez que la criaron, ella dijo:» He aquí, veo a mi padre y a mi madre «. La segunda vez dijo: «Veo a todos mis parientes muertos sentados». La tercera vez dijo: ‘Veo a mi maestro sentado en el Paraíso y el Paraíso es hermoso y verde; con él hay hombres y criados. Él me llama. Llévame con él. «Ahora la llevaron al barco. Ella se quitó las dos pulseras que llevaba y se las dio a la anciana llamada el Ángel de la Muerte, que la iba a matar; luego se quitó los dos anillos que llevaba en los dedos. y se los dio a las dos muchachas que la habían servido y que eran hijas de la mujer llamada Ángel de la Muerte, luego la subieron al barco pero no la hicieron entrar al pabellón. luego se quitó los dos anillos que llevaba en los dedos y se los dio a las dos muchachas que le habían servido y eran hijas de la mujer llamada el Ángel de la Muerte. Luego la subieron al barco pero no la hicieron entrar al pabellón. luego se quitó los dos anillos que llevaba en los dedos y se los dio a las dos muchachas que le habían servido y eran hijas de la mujer llamada el Ángel de la Muerte. Luego la subieron al barco pero no la hicieron entrar al pabellón.

Alt. Posteriormente, el grupo de hombres que han convivido con la esclava hacen de sus manos una especie de camino empedrado por el que la niña, colocando los pies en las palmas de sus manos, sube al barco.

Los hombres llegaron con escudos y palos. Le dieron una taza de bebida embriagadora; cantó al tomarlo y bebió. La intérprete me dijo que así se despidió de todas sus compañeras. Luego le dieron otra taza; la tomó y cantó durante un buen rato mientras la anciana la incitaba a beber y entrar en el pabellón donde yacía su amo. Vi que estaba distraída; quería entrar en el pabellón, pero puso la cabeza entre éste y el barco. Entonces la anciana le asió la cabeza y la hizo entrar al pabellón y entró con ella. Entonces los hombres comenzaron a golpear con los palos en los escudos para que sus gritos no se escucharan y las otras esclavas no buscaran escapar de la muerte con sus amos. Luego, seis hombres entraron en el pabellón y cada uno tuvo relaciones sexuales con la niña. Luego la pusieron al lado de su amo; dos sujetaron sus pies y dos sus manos; la anciana conocida como el Ángel de la Muerte volvió a entrar, se colocó un cordón alrededor del cuello y les dio los extremos cruzados a los dos hombres para que tiraran. Luego se acercó a ella con un puñal de hoja ancha, que clavó repetidamente entre sus costillas, y los hombres la estrangularon con el cordón hasta que murió.

§ 91.Entonces, el pariente más cercano del muerto, después de haber colocado a la niña a la que habían matado junto a su amo, vino, tomó un trozo de madera que encendió al fuego y caminó hacia atrás con la nuca hacia el bote y su rostro vuelto hacia la gente, con una mano sujetando el palo encendido y con la otra cubriéndose el ano, estando completamente desnudo, con el propósito de prender fuego a la madera que se había preparado debajo del barco. Entonces la gente subió con yesca y otra leña, cada uno con un trozo de leña al que había prendido fuego y que echó en la pila de leña debajo del barco. Entonces las llamas envolvieron la madera, luego el barco, el pabellón, el hombre, la niña y todo lo que había en el barco. Un viento poderoso y espantoso comenzó a soplar de modo que las llamas se volvieron más feroces e intensas.

Alt: Después de que matan a la niña, dos parientes de los muertos toman tizones y prenden fuego al barco, de modo que el hombre muerto y el barco se reducen a cenizas en breve. Si en este momento sopla un viento y el fuego se fortalece y las cenizas se dispersan, el hombre es, por tanto, uno que pertenece al Paraíso; de lo contrario, consideran que los muertos son desagradables en el umbral de la dicha o incluso que son condenados. Cuando dos personas entre ellos se pelean y la disensión se prolonga y el rey no puede reconciliarlos, ordena que peleen con espadas; el que gana tiene razón.

§ 92. Uno de los rus estaba a mi lado y lo escuché hablar con el intérprete, que estaba presente. Le pregunté al intérprete qué dijo. Él respondió: «Dijo: ‘Ustedes los árabes son tontos’. » «¿Por qué?» Le pregunté. Dijo: «Toma a las personas que más quieres y a las que más honras y las pone en el suelo donde los insectos y gusanos las devoran. Lo quemamos en un momento, para que entre al Paraíso de inmediato». Luego se echó a reír a carcajadas. Cuando le pregunté por qué se reía, dijo: «Su Señor, por amor a él, ha enviado el viento para que se lo lleve en una hora». Y en realidad no había pasado una hora antes de que el barco, el bosque, la niña y su amo no fueran más que cenizas y cenizas.

Luego construyeron en el lugar donde había estado el barco que habían sacado del río algo así como una pequeña colina redonda, en medio de la cual erigieron un gran poste de madera de abedul, en el que escribieron el nombre del hombre. y el nombre del rey Rus y se fueron.

§ 93.Es costumbre del rey de la Rus tener consigo en su palacio a cuatrocientos hombres, los más valientes de sus compañeros y aquellos en quienes puede confiar. Estos son los hombres que mueren con él y se dejan matar por él. Cada uno tiene una esclava que le sirve, le lava la cabeza y le prepara todo lo que come y bebe, y también tiene otra esclava con quien se acuesta. Estos cuatrocientos hombres se sientan alrededor del trono del rey, que es inmenso e incrustado de piedras preciosas finas. Con él en el trono se sientan cuarenta esclavas destinadas a su cama. De vez en cuando tiene relaciones sexuales con alguno de ellos en presencia de sus compañeros de los que hemos hablado, sin bajar del trono. Cuando necesita responder a una llamada de la naturaleza, usa una palangana. Cuando quiere salir, su caballo es llevado al trono y él monta. Si desea desmontar, cabalga para poder subirse al trono. Tiene un teniente que dirige a sus tropas, hace la guerra a sus enemigos y desempeña su papel frente a sus súbditos.

Los hombres sobresalientes entre ellos tienden a ocuparse del bronceado y no se avergüenzan de esta humilde ocupación. Es famosa la tela de estas tierras y localidades, especialmente la de su capital, que se llama Kyawh. Las ciudades famosas y destacadas de la Rus son Crsk y Hrqh.

Nota: Aquí Ibn Fadlan informa rumores sobre la lejana capital de la Rus y el estado en el que reside su rey. Si bien el trono con incrustaciones de joyas es ciertamente una exageración, la banda de guerra que rodea al rey recuerda al comitatus de la práctica germánica. Si bien parece extremadamente improbable que el rey de la Rus se monte y desmonte de su caballo directamente desde su asiento alto en el salón, la saga de Yngvarshabla de un caso en el que los guerreros entran en un salón y suben al trono del rey allí. La delegación del rey ruso de la guerra y la administración civil a un teniente no es una práctica nórdica, sino que parece estar tomada de la práctica del Khagan (Rey) de los jázaros u otras tribus turcas, que nombraría a un funcionario denominado un bey para estas actividades.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *