¡Llega el Alfablot!

En las tradiciones paganas del norte hay una celebración llamada Álfablót , un sacrificio a los Elfos. Esta fue una celebración celebrada a finales de otoño, pero debemos tener en cuenta que para nuestros antepasados ​​nórdicos el otoño no contaba como una estación. Hubo primavera, un verano corto y un invierno muy largo. Después del final de la temporada de cosecha, cuando todos los cultivos se cosecharon y los animales estaban bien alimentados, llegó el momento de ir al interior. El largo invierno y el duro clima obligaron a las personas a encerrarse. Así como la naturaleza dormía bajo el frío manto del invierno, todas las aves dejaron de cantar y un silencio absoluto cayó sobre el mundo, así los humanos se retiraron a sus viviendas y pasaron el invierno. en interiores, sobreviviendo alimentándose de los alimentos almacenados.

La verdadera esencia del paganismo es celebrar la vida; para facilitar el bienestar de la familia y la comunidad trabajando juntos. Cada individuo juega un papel importante en el bienestar de la comunidad. Pero el Álfablót es una celebración diferente, no como los otros blóts u otras celebraciones y festividades paganas. Esta es una pequeña celebración que puede hacer una persona o una familia. Fue una celebración local en las granjas de cada familia, y fue administrada por la señora de la casa. Durante este tiempo, los extraños no fueron bienvenidos cerca de las granjas cuando se celebraron las celebraciones, porque este es un blót privado, un sacrificio privado, un momento para compartir con los antepasados ​​y honrarlos en sus túmulos.

Esta celebración no es solo para honrar a los ancestros, sino también a todo tipo de otros espíritus, como los Elfos y los Landvaettir (Espíritus de la Tierra). Los elfos son vistos como espíritus estrechamente relacionados con la fertilidad de la tierra, pero también en contacto con los muertos. Son una fuente de poder espiritual y, a través de ellos, las personas pueden comunicarse con los muertos y los dioses.

Al igual que la creencia celta en las hadas, los pueblos nórdicos / germánicos también creían que siempre estaban rodeados de entidades de gran poder en toda la tierra. Dioses y Diosas, espíritus terrestres / landvaettir, Alfar (Elfos), Dwergar (Enanos), antepasados, Trolls, Huldrefolk, etc. Cada entidad vivía en la tierra, en árboles, rocas, arroyos, en animales, etc. y ayudaba a las personas en sus necesidades cotidianas, la vida mundana. También ayudarían a dar orientación y sabiduría, o para algunos, echar una mano en obras mágicas. Las personas vivían en estrecha asociación con estas entidades espirituales, y las conexiones y la amistad entre ambos lados se forjaron a través de una serie de acciones rituales. El ritual o celebración más importante en este asunto fue el Álfablót.

El Álfablót fue una celebración celebrada durante el 31 de octubre y el 1 de noviembre. El objetivo de esta celebración / sacrificio era ayudar a los participantes a conectarse con los espíritus locales que rodean su granja y comenzar a establecer una relación de confianza mutua, respeto y apoyo con ellos. Como hemos dicho, a los extraños no se les permitía acercarse a las granjas durante estos tiempos. Podemos suponer que sabemos por qué los extraños no fueron bienvenidos y por qué esta celebración fue algo familiar local, porque aquellos que no pertenecían a la familia y no tenían una conexión cercana con los miembros fallecidos de la familia, posiblemente no podrían tener ningún vínculo a los sentimientos compartidos por cada miembro de la familia hacia sus propios antepasados.

Los extraños deberían estar en sus propios hogares con sus propias familias: esta era la regla principal. Para los nórdicos, su propiedad no era solo su hogar y granja, sino también el lugar donde enterrarían a sus muertos. El túmulo de la familia fue construido dentro de la propiedad; El mismo concepto de sepulcro. Se creía que los espíritus de los muertos ocasionalmente deambulaban cerca de los túmulos funerarios, por lo que durante el Álfablót la celebración también se celebró cerca o encima del túmulo funerario. Era importante mantener los lazos de amor y amistad con los familiares fallecidos, porque los vivos algún día se unirían a ellos. Esto refuerza la privacidad de tal celebración.

Esta celebración todavía se celebra hoy en día en muchos lugares. Hoy puedes invitar a quien quieras, porque el objetivo principal de esta celebración es estar conectado con los Espíritus de la Tierra. Por ejemplo, en España como en Islandia, los odinistas todavía honran a los espíritus locales del lugar donde viven y les preguntna si pueden construir su hogar en el área, porque la presencia humana puede no ser bienvenida en tales lugares por los Espíritus de la Tierra locales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *