El culto al caballo entre los visigodos

El culto al caballo entre los visigodos

Cráneo de uno de los caballos visigodos hallado junto a las murallas. Ayuntamiento de Ávila

En Ávila, entre los siglos V y VI, a tres caballos les cortaron la cabeza y a un cuarto, el más joven, le extrajeron las costillas. Luego, enterraron estos despojos junto a las primeras murallas de la ciudad con el máximo cuidado en cuatro tumbas de piedra distintas y los taparon.

Eran cuatro ejemplares que pertenecieron a las élites visigodas que habitaron la ciudad hace 1.400 años y que el pasado febrero fueron hallados por los servicios arqueológicos municipales. Ahora, sus restos se encuentran en el laboratorio para intentar desentrañar el significado de este extraño ritual del que no hay constancia en ninguna otra parte de la Península.

La capital abulense tiene un marcado origen vetón, una tribu celtíbera que ocupó las actuales provincias de Ávila, Salamanca, Toledo y Cáceres. Este pueblo vivía en castros hasta la llegada de las legiones romanas. Tras años de lucha, terminaron absorbiendo la cultura de Roma: habitaron ciudades, asumieron muchas de las costumbres latinas, pero siguieron manteniendo su gran afición y habilidad: la equitación. Los jinetes vetones formaron parte de las alas militares romanas y destacaron en la lucha por todo el Imperio. Hay caballeros vetones enterrados en el Rin y en las costas de Britania. Tal fue su importancia que en las murallas medievales de Ávila se distingue, por ejemplo, un gran sillar reutilizado en el que se lee el nombre de “Longinos, jinete del ala vetona”.

Una de las cámaras de piedra donde se halló uno de los ejemplares de caballo.

La ciudad romana de Ávila fue ocupada por los visigodos durante el Bajo Imperio y ello supuso el mantenimiento y asunción, a su vez, de la afición de este pueblo prerromano por los caballos. Los visigodos, además, fueron uno de los primeros pueblos que dividió sus ejércitos entre infantería y caballería, con lo que estas últimas unidades adquirieron una importancia notable en su arte militar. “Si a esto se suma que los propietarios de cabalgaduras recibían tierras por parte del rey, el caballo se convertía en un elemento más que destacado de su cultura”, señalan fuentes de los servicios arqueológicos municipales. Los expertos consideran que, por esta razón, los cuatro caballos fueron enterrados “con todos los honores”.

Los restos de los cuatro animales, así como «lucernas, fíbulas y teselas» además de pizarras visigodas. fueron hallados en la calle del Marqués de Santo Domingo —en la parte del casco que se ubica dentro de las murallas— cuando los expertos llevaban a cabo labores de investigación en los muros que ordenó levantar Alfonso VI (1036-1109) sobre otros anteriores hispanorromanos. Las osamentas se encontraban a unos cinco metros de profundidad sobre el nivel actual de la calle, aunque las perforaciones se prolongaron hasta los siete metros. “Esto nos da un perfil estratigráfico impresionante que nos permitirá datar con gran exactitud el momento en que fueron sacrificados. No hará falta ni pruebas de carbono-14”, dicen los investigadores.

Los veterinarios que han examinado los huesos no han podido determinar la raza de los ejemplares, algo que sí se logrará tras los análisis de laboratorio. “Es un hallazgo desconcertante por su excepcionalidad, pero terminaremos descifrando qué nos quisieron decir los visigodos”, concluyen los arqueólogos.

Los visigodos en la península

Los primeros asentamientos visigodos en la península se consideran geográficamente muy cerrados. Según Palol y sus estudios, los asentamientos visigodos en España comprenden las ciudades de Burgos, Soria, Guadalajara, Toledo, Ávila, Cáceres, Madrid y Palencia, lo que induce a pensar que la elección de estos asentamientos fuera estratégica. Aunque su ubicación concreta no está determinada en la ciudad de Ávila, se cree que fue una de las plazas fuertes de la época visigoda. Durante los siglos VI y VII no hubo conflictos destacables en la ciudad.

Los visigodos utilizaban la tierra para cultivar cereal y alimentar a la ganadería, según se puede observar en las pizarras encontradas en el municipio de Diego Álvaro. La importancia de Ávila en este periodo se debe a su carácter religioso, según la documentación existente que detalla la intervención de los prelados de Abela en los concilios toledanos.

Corrobora el devenir visigodo en Ávila el templo de Santa María de la Antigua. Las crónicas registran que este monasterio fue fundado antes del año 687, siendo monasterio mixto (para ambos sexos) hasta la llegada de los árabes. Su importancia era tal que se cita como el lugar donde murió Santa Leocadia, hija del Rey Wamba. En esta iglesia estaría enterrado también el duque Severiano, un noble visigodo.

El culto equino

Los restos de un rey guerrero que gobernó las estepas euroasiáticas hace cerca de 2.500 años, han sido descubiertos en el territorio de Altái, al sur de Rusia.

El culto equino es una forma de culto religioso, la que toma al caballo o a lo relacionado con él (la equitación, los jinetes) como divinidad o se lo asocia. Muy difundido por toda Eurasia, al igual que la difusión de la domesticación del caballo, se desarrolló particularmente a partir de la Edad de los Metales. Se trata de un regente de los pueblos escitas, nombre dado en la antigüedad a los miembros de un grupo de pueblos de origen iranio, caracterizados por una cultura basada en el pastoreo nómada y la cría de caballos de monta. Y, de hecho, los caballos eran tan importantes para este pueblo, que los restos del monarca hallados no estaban solos, sino acompañados por los de su fiel caballo. Además, también se encontraron pequeñas piezas de oro, una espada escita (o akinak) y un cincel de bronce.

Tácito (Germania) menciona el uso de caballos blancos para la adivinación por las tribus germánicas:

     Pero para esta nación es peculiar, aprender presagios y admoniciones divinas de los caballos también. Estos son alimentados por el Estado en los mismos bosques y arboledas sagrados, todos blancos como la leche y empleados en ningún trabajo terrenal. Estos unidos en el carro sagrado, están acompañados por el Sacerdote y el Rey, o el jefe de la Comunidad, quienes observaron cuidadosamente sus acciones y relinchos. Ni en ningún tipo de augurio se deposita más fe y seguridad, no solo por la población, sino incluso por los nobles, incluso por los sacerdotes. Estos se consideran ministros de los dioses y los caballos al tanto de su voluntad.

Los enterramientos y sacrificios equinos fueron comunes entre las culturas nómadas euroasiáticas, inicialmente usados por las indoeuropeas, y posteriormente (a partir de la Alta Edad Media) por las túrquicas. También hay testimonios de prácticas adivinatorias y oráculos vinculados a caballos, en Europa (Arkona). Como otros cultos a animales (zoolatría, totemismo) o el culto solar, fue considerado una manifestación de paganismo por las religiones abrahámicas y por tanto prohibido.

En la mitología nórdica hay metamorfosis vinculadas a Loki, que se transformó en yegua y dio a luz a Sleipnir, «el mayor de todos los caballos». Tácito menciona en Germania el uso de caballos blancos entre los pueblos germanos para la adivinación. A tales caballos se les libraba de todo trabajo y eran dejados crecer libres en bosques sagrados.

Los hermunduros consagraban el botín de la victoria a los dioses, sacrificando a los prisioneros y a los caballos, y destruyendo sus pertenencias. De igual manera, el botín capturado tras una batalla solía ser consagrado en los lagos de Escandinavia y Jutlandia (por ejemplo, Illerup Ådal, Nydam y Thorsberg) entre los siglos II y VI de. C. En la turbera de Skedemosse, en la isla báltica de Öland (Suecia), se han hallado armas y numerosos restos humanos y de cientos de caballos sacrificados. De hecho, otros yacimientos similares del sur de Suecia, como Ämossarna, Äversta o Finnerstorp, se caracterizan por la presencia de huesos de caballos y sus arreos (Hagberg, 1967)23. Estos yacimientos del norte de Europa se interpretan como «sacrificios del botín» (Fabech, 1996), parte del cual, o su totalidad, era destinado a los dioses en lugares sagrados como los lagos y ríos.

Los caballos entre los germanos

Estos sacrificios también parecen estar relacionados con las culturas esteparias indoeuropeas: Escitas y Sármatas. Durante ciertas ofrendas donde se sacrificaban caballos, los participantes preservaron las cabezas, patas y colas de los animales. Se conocen sacrificios de caballos de este tipo en algunos pantanos daneses y uno sueco, en Sorte Muld en Bornholm, y posiblemente de algunas tumbas danesas. Hallazgos similares se han hecho en el continente, y los escitas han sido concebidos como los transmisores de esta forma de sacrificio de caballos, a los Godos y éstos al resto de la germania entera.

El entierro de caballos Wulfsen se muestra in situ.

Restos del entierro del caballo en el Montículo 17, Sutton Hoo.

Los pueblos germánicos atribuyeron gran importancia al caballo; un caballo puede haber sido un conocido del dios Wodan, y pueden haber sido (según Tácito) confidentes de los dioses. La literatura escandinava de los siglos VIII al XI enfatiza la importancia de los caballos en la sociedad vikinga. Los caballos estaban estrechamente asociados con dioses, especialmente Odín y Freyr. Los caballos desempeñaron un papel central en las prácticas funerarias, así como en otros rituales. Los caballos eran símbolos prominentes de fertilidad, y había muchos cultos de fertilidad equina. Los rituales asociados con estos incluyen peleas de caballos, entierros, consumo de carne de caballo y sacrificio de caballos.

Hengist y Horsa, los ancestros míticos de los anglosajones se asociaron con los caballos, y se encuentran referencias a los caballos en toda la literatura anglosajona. Los entierros reales de caballos en Inglaterra son relativamente raros y «pueden indicar influencia del continente». Un conocido entierro de caballo anglosajón (del siglo VI / VII) es el Montículo 17 en Sutton Hoo, a pocos metros del entierro de barcos más famoso en el Montículo 1. Una tumba del siglo sexto cerca de Lakenheath, Suffolk, arrojó el cuerpo de un hombre junto al de un «caballo completo en el arnés, con un cubo de comida por la cabeza». Otro ejemplo destacado es el entierro del caballo Wulfsen fechado en 700–800 DC, cerca de Hamburgo, Alemania.

Los entierros de caballos están relativamente extendidos en Islandia; a partir de 1999, se encontraron 115 tumbas que contenían los restos de caballos. Había tantas tumbas en las que los restos de una mujer humana se asociaron con los de un caballo, que se especuló que un entierro de caballos en asociación con un guerrero no ocurrió en Islandia.

El examen del registro arqueológico en Noruega ha revelado algunos patrones que son comparables a los entierros de caballos en otras áreas. De las seiscientas tumbas excavadas, cuarenta son entierros de caballos. Los entierros de caballos se encuentran en Noruega e Islandia con mayor frecuencia con los machos, pero no son exclusivos de los machos. Hay algunos entierros femeninos con caballos, pero se encuentra un número significativamente menor de ellos. La mayoría de las tumbas están cubiertas por montículos circulares u ovalados. Los objetos funerarios encontrados en los entierros vikingos asociados con caballos en Noruega e Islandia también son bastante similares. Para los entierros masculinos generalmente se encuentran armas y herramientas, y las mujeres generalmente se encuentran con herramientas, cuentas, broches. Ambos géneros a menudo se encuentran enterrados con equipos de equitación como trozos de caballo y puestos de cabeza.

Los rituales de entierro vikingo eran complejos y dramáticos. Un testigo Ibn Fadlan Risala describe el ritual de entierro del barco en detalle. El entierro consistió en días de luto, coser ropas especiales para el entierro, sacrificio de perros, correr caballos y luego cortarlos en pedazos y ponerlos en el barco con el difunto, y quemar todo. Esto muestra que la matanza de caballos fue dramática y memorable; se notó en esta historia. También teniendo en cuenta el valor económico de los caballos, probablemente no fue una decisión tomada a la ligera. Dada la exhibición pública del sacrificio, no pudo haber sido únicamente por razones religiosas personales y podría haber tenido importantes implicaciones sociales también.

La muerte y los caballos

No debemos reflejar nuestras propias ideas culturales modernas cuando intentamos interpretar los hallazgos graves de la época de los vikingos en Islandia y en general de los germanos por toda Europa: Hoy, pensamos en la muerte y un funeral como el final de todo, y por tanto puede parecer un desperdicio matar a un gran semental solo para enterrarlo. Pero si la gente en ese momento creía en una vida después de la muerte, tal cosmovisión los llevaría a pensar que el caballo tenía una función excepcional en el estado de transición de la vida a la muerte.

Conclusión

Se ha repetido hasta la saciedad que los visigodos cuando entraron en Hispania, ya estaban cristianizados y que por tanto habían renunciado a su culto ancestral: Nada más alejado de la realidad. Los visigodos mantenían su lengua y sus tradiciones en este culto totalmente pagano al sacrificar caballos en honor a Wotan/Odín. Este hallazgo va a revolucionar muchos esquemas de arqueólogos decimonónicos españoles, y por supuesto, ya nos situarán en el mapa de enterramiento de caballos por parte del pueblo germánico.

Dos eran los atributos de la élite guerrera germánica n torno al culto de Dios Odín/ Wotan:

-El águila, con las fíbulas aquiliformes

-El caballo, con el que Odín viajaba por los 9 mundos.

Retomemos pues este poderoso simbolismo, que marca profundamente la frontera entre la vida y la muerte.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *