Evidencias en contra de las "Guerreras Vikingas"

Los expertos ponen en duda un reciente descubrimiento de ADN en una misteriosa tumba sueca.
Ilustración de la tumba basada en el plano de su descubridor Halmar Stolpe en 1889. Hay esqueletos de caballos y armas a su lado. Atribuida a un hombre, estudios de ADN la han clasificado como mujer

Al principio, el artículo científico parecía una confirmación científica de un mito tan preciado sobre los vikingos. Los expertos en ADN y geoquímica volvieron a examinar la famosa tumba sueca de un guerrero vikingo de alto rango y descubrieron que la persona enterrada junto a espadas, armaduras y dos caballos de sacrificio era genéticamente femenina. En un artículo publicado en American Journal of Physical Anthropology , la arqueóloga de la Universidad de Uppsala Charlotte Hedenstierna-Jonson y su equipo anunciaron que, por fin, habían demostrado que había mujeres guerreras entre los vikingos.

La afirmación parecía encajar con la evidencia. Los vikingos masculinos solían ser enterrados con espadas, y la espada, sin duda, estaba asociada con el ideal de masculinidad marcado por la batalla en la cultura vikinga. Si asumimos que los hombres enterrados con espadas son guerreros, entonces una mujer enterrada con uno probablemente también sea una guerrera. El análisis de los isótopos estables en el esmalte de sus dientes sugería que esta mujer había viajado mucho, tal como lo haría un guerrero. Además de todo eso, Hedenstierna-Jonson y sus colegas señalaron las numerosas referencias a las mujeres que luchan en la poesía y las Sagas del Nórdico Antiguo. Las Valquirias sedientas de sangre son un colectivo de criaturas mágicas completamente femeninas que acuden a cada batalla y deciden quién caerá. El reciente artículo en American Journal of Physical Anthropology fue simplemente nuestra primera evidencia científica de que había mujeres de la vida real luchando junto a los hombres.

Este dibujo es una reconstrucción de como la tumba de la mujer podría haber sido originariamente. Los académicos dudan que esto signifique que la mujer haya sido una guerrera.

Lo que queremos ver contra lo que realmente hay

Fue una historia emocionante, y los titulares sobre las mujeres guerreras vikingas han estado en todas partes en los medios de comunicación. Pero la realidad es más compleja y probablemente dice más sobre nosotros que sobre los vikingos. Varios expertos se han presentado para cuestionar la evidencia. Escribiendo en su blog, Judith Jesch , profesora de estudios vikingos de la Universidad de Nottingham , dice : «Siempre he pensado (y hasta cierto punto todavía lo hago) que la fascinación por las mujeres guerreras, tanto en la cultura popular como en el discurso académico, es muy fuerte, demasiado fuerte, probablemente influenciado por los deseos del siglo XX y XXI «. Hoy en día, muchos de nosotros estamos ansiosos por encontrar ejemplos de mujeres líderes en el pasado que sean tan rudas como nuestras líderes de hoy. Y eso podría llevar a malinterpretar la historia.

Jesch ha escrito extensamente sobre los roles de género en la sociedad vikinga en su fascinante libro The Viking Diaspora , y ha refutado muchos detalles  en los análisis de los investigadores. Por un lado, incluso cuando los hombres estaban enterrados con espadas, eso no significaba que fueran necesariamente guerreros. Las espadas eran a menudo decorativas o simbólicas. También rechaza la idea de que el entierro con caballos y piezas de juego sugiere tener a»un individuo con responsabilidades relacionadas con la estrategia y las tácticas de batalla», como afirman Hedenstierna-Jonson y sus colegas. «Todo esto me parece que se mueve rápidamente de la evidencia a la especulación que se presenta como un hecho», escribe Jesch.

Pero la crítica más condenatoria de Jesch es que los investigadores no reconocen un punto clave: los huesos que analizaron podrían no haber sido de la tumba en cuestión. El sitio arqueológico sueco de donde provinieron los restos fue excavado originalmente en el siglo XIX, y el científico pasado que dirigió la excavación sacó todos los huesos y los puso en bolsas. Algunas de las bolsas están mal etiquetadas y no parecen corresponder a la tumba de manera significativa.

Para descubrirlo, los intrépidos lectores tendrían que seguir una única nota a pie de página en otro artículo escrito por la arqueóloga Anna Kjellström, que también trabajó en el estudio con Hedenstierna-Jonson. Ella describe la cadena de evidencias “como muy desordenadas” en Birka, el sitio en Suecia donde se identificó a la «mujer guerrera»:

Mapa mostrando la localización de BIrka y la tumba Bj 581

Durante el presente análisis, quedó claro que el material óseo y la información contextual dada en la caja o la bolsa no siempre coincidían con los datos … hay bolsas de huesos marcadas con números de tumbas que no existen en ningún otro lugar. En otros casos, hay huesos sin quemar en bolsas de las tumbas documentadas y registradas según [el arqueólogo Erik] Arbman como «cremaciones» y bolsas que incluyen los huesos de varias personas mientras se documentan como la tumba de una persona.

Otro hallazgo interesante (y posiblemente polémico) fue una tumba donde los huesos conservados se ajustan a los dibujos y descripciones originales del siglo XIX. Esta es una tumba de cámara amueblada con una armadura fina y caballos sacrificados. Sin embargo, tres exámenes osteológicos diferentes encontraron que el individuo era una mujer. Es demasiado pronto para decir si estos no son los huesos correctos para esta tumba o si abre reinterpretaciones de las tumbas de armas en Birka.

Y ahí está el quid del problema. La única evidencia que tenemos de vincular un esqueleto innegablemente femenino a la tumba del guerrero es el hecho de que el material de identificación en la bolsa se ajusta a «los dibujos y descripciones originales del siglo XIX». Incluso los arqueólogos que creían que esta bolsa de huesos estaba asociada con la espada y la armadura dudaban que eso significara que habíamos encontrado a una oficial militar. El arqueólogo Søren Sindbæk de la Universidad de Aarhus le dijo a Science News que se mostraba escéptico. «¿Hemos encontrado a la Mulán de Suecia o una mujer enterrada con los símbolos de rango de un marido que murió en el extranjero?» Ella se preguntó. Su pregunta no es retórica. Los arqueólogos han encontrado muchas tumbas de hombres enterrados con los broches ovalados que las mujeres usaban para abrocharse las capas, y estos bienes funerarios siempre han sido interpretados como recuerdos de una amada esposa o pariente femenina.

Tres Valkyrias portadoras de cerveza- Hild, Thrud y Hlokk- en Valhalla en una ilustración para el poema Grimnismál

La excepción que confirma la regla.
El arqueólogo de la Universidad de Baylor, David Zori, dijo a National Geographic que «es posible, aunque improbable, que los familiares de la mujer la sepulten con un equipo de guerrero sin que esa haya sido su función en la vida». Aún así, dijo que estaba bastante convencido. Incluso Jesch admitió que los investigadores podrían estar en lo cierto.

Pero advirtió que esta tumba, y un puñado de otros donde las mujeres fueron enterradas con armas, no significa que los vikingos aceptaran a las mujeres como guerreras. La abrumadora preponderancia de evidencia sugiere que se esperaba que las mujeres en el mundo vikingo tuvieran familias, sirvieran a los hombres y tuvieran hijos. Incluso las míticas valquirias, con sus gritos de batalla, se representan con mayor frecuencia en imágenes donde ofrecen cuernos de hidromiel a guerreros (hombres) muertos.

Aunque fascinante, esta tumba realmente no cambia mucho nuestra imagen del mundo vikingo. Incluso si los investigadores concluyeran que esta mujer era una líder militar, simplemente nos dice que hubo raras excepciones a los roles de género generalmente rígidos entre los vikingos. Pero esos habrían sido extremadamente inusuales y no deberían tomarse como evidencia de que la mayoría de las personas aceptaron la idea de mujeres guerreras.

 
 
 
 
 
 
 
 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *